Darina con alas

Un charquito de tinta azul

08 abril, 2008
De camino al trabajo, sentí que por mi pierna corría un hilo de algo húmedo y lento, que bajaba como una gota por mi pantorrilla.

Miré en mi mochila, esperando ver que la comida que con tanto amoroso cuidado guardé estuviera escurriendo. Pero allí no había nada.

Apenas, en la bolsa, un charquito de tinta azul, que se había formado desde antes de que esa mochila fuera mía.

Me puse a pensar que quizá mi alma se derretía y se escurría como tinta azul por las esquinas... pero la tinta estaba seca.

El trazo que sigue la tinta, en su camino a la banqueta, me hizo pensar en las gotas que habrán quedado guiando el camino que ha estado escurriendo de mi alma.

¿El alma será un factor renovable o no renovable?

A veces creo que se me escurre por las esquinas, como un helado bajo el sol.

Ella si se derrite.

D.

8 comentarios:

Dumuro dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Ayax dijo...

"¿El alma será un factor renovable o no renovable?" Cuando leí tu pregunta cuando iba en la palabra factor mi cerebro completó la pregunta: el alma será un factor reversible o irreversible!!! Estoy viendo la segunda ley de la termodinámica (lo curioso es que en termodinámica no son factores, son sistemas) y... creo que ya tengo problemas :s

Saludos!

white dijo...

Buena pregunta, el alma de cada uno de nosotros tiene diferente textura, y dimension por lo que solo el hecho de tenerla nos crea una gran responsabilidad.

Ladahir Mebarak Haddad dijo...

Uff… qué suerte! Eso que escurría era tu alma!
Hubiese podido ser mucho peor!
[Te quedó muy raro ese párrafo, como que no va con el resto de la entrada]

Mar dijo...

Ahm. Yo creo que el alma no es derretible ni escurrible.

Quizá lo son la dignidad, la felicidad, el amor, la decencia y mil otras cosas más.

Pero no el alma.

Darina Silverstone dijo...

Ayax:

Jo! Hace mucho que no pensaba en factoriales...

White:

A veces imaginaba mi alma como un helado de zarzamora en un cono de galleta... Mmm...

Ladahir:

Ja, es que de verdad sentía que me derretía... pero el alma no se escurre por los poros. Creo.

Mar:

Esta comprobado que la decencia no se escurre, sólo se deja caer a los pies de la cama, como se hace con los pantalones y las faldas.

Luego la planchas y te la puedes volver a poner para salir a trabajar.

D.

Believer dijo...

dudo mucho que tu alma se derrita, jeje

mejor que se congele para el futuro, jeje

Darina Silverstone dijo...

Beliver:

Intentaré la criogenia, como Michael Jackson, dentro de poco... cuando gane algo de fama mundial.

D.