Darina con alas

Magic: mis flirteos con los juegos del mundo mágico

12 noviembre, 2009
Cuando escuché hablar por primera vez de "Calabozos y Dragones" me llamó la atención el género fantástico, pero me dio un poco de miedo el fanatismo que estaba asociado a los juegos de rol y la opinión de que este tipo de juegos revelaba una escasa vida social.

Algo así percibí en la cara de mi amiga Y. cuando mencioné el juego de cartas Magic, del cual al menos un par de mis amigos o conocidos son aficionados...

Pero ayer que Nezumi me enseñó los fundamentos con los que opera este juego de cartas no me pareció que hubiera nada realmente extraño... por el contrario, me pareció que la edición del juego está muy bien cuidada, tiene imagenes realmente bellas y frases que invitan a la reflexión.

Es un juego de puntos, donde el objetivo es matar al contrario por medio de criaturas y poderes mágicos, los cuales dependen de la estrategia de cada jugador.

Hace poco M. me dijo que ya me hacían falta tener más vicios. No sé si realmente Magic sea el vicio que me conviene, porque cuando E. me invitó a una partida de juegos de rol creo que hice el ridículo al ser apresada por los enanos y no querer llevar en mi inventario ni una miserable cuerda... Pero es que metida en mi personaje de saltimbanquí, preferí portar ropa de vistosos colores y cargar una pandereta: ya no he intentado jugar calabozos y dragones desde entonces, porque además carezco del espíritu solidario que se requiere para acompañar a troles y centauros por el mundo mágico.

D.

4 comentarios:

Mar dijo...

Yo odio esos juegos.
Mi primo de diez años tenía uno. Era algo así como que un tablero con un montón de barajas con personajes raros donde se definían sus propiedades mágicas y el 'voltaje' de sus capacidades asesinas.

Demasiado para mí que soy fiel al turista.

Del mundo mágico, sólo me gustan los unicornios. Nunca los gnomos, enanos saltarines, brujas y demás.

Onminayas dijo...

Yo no es que los odie, pero nunca me han atraido... Quizás por que me parecen complicados y aburridos.

Como Mar, prefiero que queden en mi cabeza las criaturas mágicas, y sacarlas de ella cuando a mí me apetezca.

Besos, Darina.

fher dijo...

A mi no me disgustan, de hecho me hubiera gustado jugar Magic, pero el tiempo que la gente le dedica y el dinero (porque las cartas se actualizan o algo así no?) me hicieron desistir sin haberlo intentado. Y admito que no se me ha hecho necesario ese vicio... además con la coca-cola y el cine ya tengo de sobra.

Besos

Darina Silverstone dijo...

El jueves jugué Monopolio, no lo terminé, pero creo que fue obvio que perdí, porque caí demasiadas veces en la casilla de los impuestos y me dio flojera calcular cuanto pagar y se quedaban con mi sueldo integro.

Jo.

Onminayas:

Lo haces muy bien, creo que tus criaturas son maravillosas.

Fher:

Si, hay toda una lógica para esos juegos a la que no me parece fácil acceder, sobre todo porque no tengo tanto dinero... Je, je.

D.