Darina con alas

Simón dice...

08 noviembre, 2009
Cuando vi la película de "La nana mágica", no pude evitar quedar prendada del niño que hace el papel de Simón Brown, una especie de geniecillo maligno...

Por eso, ahora que vi "Realmente amor" (Love Actually), una película inglesa en donde sale todo el mundo (desde Hugh Grant, que en algún momento fue de mis amores platónicos, hasta Keira Knightley) no pude evitar fijarme en la participación de este actor inglés... Thomas Sangster

Y es que el personaje de que interpreta Thomas (que para mi siempre será Simón) dice que sólo hay un amor en la vida: "sólo lo hubo para Kate y Leo, sólo lo hubo para Romeo y Julieta y sólo lo hay para mí".

Lo cual me recuerda a lo que me dijo mi amigo L, sobre la canción de la oreja de Van Gogh: "que el amor verdadero es sólo el primero y los demás, son sólo para olvidar".

Yo, que soy mucho más razonable y creo que el corazón es un musculo que bombea sangre y que las neuronas son las que dan la señal que conocemos como "enamoramiento", reacción que se puede desencadenar con variados estímulos y puede ser disparado por una cantidad "n" de personas, creo que lo que dice Simón es mentira.

Pero a veces es bonito creerlo, porque si el amor es sólo uno, tienes más fuerzas para luchar por él.

D.

4 comentarios:

Pequeña Saltamontes dijo...

Hay quien dice que se debe amar muchas veces para darse cuenta de que sólo se ama una vez.

Lo que sí es cierto del primer amor es que es el único original y puro. Los demás ya estarán manchados de desconfianza o de miedo.

Pero, caray... sentirse capaz de todo por alguien, es algo que yo no cambiaría por nada.

Yareli dijo...

Uy, pues está difícil afirmar semejante cosa. Personalmente creo que puedes elegir cuántos amores dejas entrar en tu vida y serán únicos, porque la forma de amar a las personas lo es. No amamos más a alguien por ser el primero, sólo se vuelve un modelo...

[chale con mi debraye]

Saludos :D

fher dijo...

Creo que para algunos hay un sólo amor en vida y para otros hay varios, depende de cada uno, lo que sienta y cómo lo sienta.
De esa peli nunca voy a olvidar la escena en que uno de los personajes está enamorado de la mujer de su mejor amigo y se presenta en la casa con los cartelitos en plena nochebuena... debo admitir que lloré.

Besos

Darina Silverstone dijo...

Pequeña Saltamontes:

Si, es bonito el sentimiento de querer darlo todo. Lo recuerdo bastante bien.

Yareli:

Eso de los moldes quizá es algo que tiene uno como reto romper. ¿no?

Fher:

Es una escena muy enternecedora, creo que encierra muchas verdades.

Un abrazo.

D.