Darina con alas

Reponer

14 febrero, 2010
Las cosas no salen como las planeas.

A veces salen mejor y a veces peor.

A veces simplemente ocurren y ya.

Lo digo porque ayer iba a publicar, por la noche, el resultado del concurso "Abstenganse brutos y obsesos en busca de orgasmos".

Pero la vida me tenía planeada otra sorpresa...

El sábado fui a reponer mi credencial del IFE; claro, ya no salí con la cara de inocencia y el vestido Indú que usé a mis 18 años... Esta nueva foto, más oscura, con una bufanda colorida y con más medidas de seguridad que la anterior, no me dejó complacida... pero al menos entendí que estaba reponiendo la identificación que perdí.

Y ahora seguiré el consejo de Nezumi, de sólo sacarla cuando vaya a votar, o la necesite de verdad.

De regreso a casa me encontré 5 pesos.

Luego de hacer la limpieza sabatina de la casa me apresté a comprar dos botellas de vino para visitar a mis amigos T. y D; ellos se van a mudar en breve y acudí a comer con ellos y a despedirme...

Y de camino a su casa, intenté recobrar un poco el sueño perdido en la semana... así que dormí y dormí.

En casa de T. y D. empaqué un par de libros en cajas antes de ir con ellos a buscar la comida; aprestamos cubiertos sobre una arrachera, con su respectivo vaso de vino tinto...

Y una botella siguió a la otra, cuando acordé ya descorchabamos nuestra cuarta botella.

Así que tuve un amanecer mecido en las sombras de la noche anterior...

Y regresé a casa con la firme intención de reponer mi sobriedad, mi equilibrio, mi paz.

En casa dormí un rato y me llamaron a desayunar unas enchiladas verdes que me supieron deliciosas y me repusieron la esperanza.

Luego vimos películas. Unas palomeras y domingueras, de esas intrascendentes, para reponer el ánimo.

Claro, cuando uno se repone, sabe que lo original se ha perdido, pero hay una cierta rectificación de todo...

En la hora de la comida fui por las tortillas y me encontré 50 pesos.

El señor de las quesadillas me vendió una a dos pesos y me regaló otra.

Y regresé a casa conciente de que por la tarde iría a ver a mi abuela...

Y en casa de mi abuela hice algunas reparaciones en la cuenta de correo de mi abuelito.

Como premio, me dieron café con canela y hot cakes con mermelada de frambuesa.

Y ese fue mi fin de semana.

Declaro como desierto el concurso anterior...

Y doy gracias a la vida, por esa voluntad de reponerme lo que me debe.

D.

7 comentarios:

Mar dijo...

¡Quesadillas a dos pesos!

¿Por qué Dios y la justicia divina favorecen de tal manera a los chilangos? ¿por qué, por qué, por qué?

Pero bueno. Fuera de eso: no hay mejor sabor que el que produce recuperar lo perdido. Más, si produjo intereses durante su ausencia.

°venganza dijo...

En mi pantalla las letras de su blog se vuelven moradas cuando la pagina se desliza.

Darina Silverstone dijo...

Mar:

Ay, son quesadillas de sesos, casi casi una tortilla frita con manjar para zombies dentro.

No sea usté envidiosa.

Venganza:

Quizá es un problema del navegador... De todas formas hablaré con mi diseñador para ver que puede hacer al respecto.

Gracias por la visita, Venganza.

D.

Darina Silverstone dijo...

Ladahir:

Ya sé que no escribiste nada, pero quiero aclarar algo:

- Mi entrada no dice que soy feliz y la vida es bella... sólo que tengo algunas deudas por cobrar.

- Nadie le ha dado reconocimiento al gato de Monsivais, pero lo merece.

- Siempre que algo que yo escriba te produzca el deseo de llevarte el dedo a la boca y vomitar, deberías expresarlo, porque no hacerlo produce gastritis.

- Te quiero mucho y eres de mis mejores amigos; espero el día que vuelvas a abrir los Cimientos del Cielo. Eso me hará muy, muy feliz.

D.

Onminayas dijo...

Entiendo que la vida tendrá contigo un débito que no se quedará sólo en lo ecónomico ni en lo gastronómico... Todo llegará.

Por cierto, ¿Todos éramos obsesos? Cómo está el mundo...

Besos, Darina.

Rino Bod dijo...

Precioso este post. Lo que compartes conmueve y obliga a compartir.
* En mi nueva credencial de elector parece que me dijeron "Señor, necesitamos que agache la cabeza hasta que se le vea una gran papada... más, agáchese mas. ¡Ándele, ahí! Ahora sí, sonría como si fuera a matar a Batman.
* Afuera del blokbuster, en un quickdrop, me encontré 300 pesos. Me reí como media hora.
* Me encanta la idea del universo que se pone a mano contigo. Veo que te empieza a pagar, pero siento que te debe.
Suerte siempre

Darina Silverstone dijo...

Rino Bod:

Tiene usted muchos blogs, ¿cómo le hace para hacerme sonreír en todos ellos? Es una habilidad envidiable.

Gracias por la buena suerte... ya tuve un poca, al encontrar su blog.

D.