Darina con alas

El espíritu de las cosas

08 mayo, 2010
Las mamás normales son felices cuando les regalas, por el día de las madres, una pieza de joyería (aunque sea de fantasía), una blusa, un perfume o las invitas a comer...

Pero la mía, que es un poco ideática, siempre pide de regalo del día de las madres "una limpieza a fondo de los cristales de las ventanas, trapear,sacudir,aspirar, lustrar-y-todo-lo-relacionado".

Bien podría yo gastarme la parte que corresponde a su regalo en contratar a alguien, pero como ya está visto que mi padre desconfía de todo el mundo, he sido yo quien coja la aspiradora por el mango.

Ahora tengo los dedos hechos una desgracia, polvo hasta el el fondo de las orejas y me siento bastante cansada...

Pero creo que mi madre se sentirá gratamente complacida por el leve olor a pino que se desprende de cada rincón de la casa.

Mientras vaciaba la bolsa del polvo, recordaba es programa de Discovery Chanel donde afirmaban que casi el 90% del polvo doméstico está hecho de las células muertas de la piel, que se van desprendiendo de nosotros...

Así que el polvo impregna las cosas con las que convivimos diariamente. Generalmente nosotros dejamos una parte de nosotros en las cosas y las cosas dejan algo de ellas, también.

Poseemos los objetos, pero ellos también llegan a poseernos....

Como aquella herradura que mi padre encontró paseando por el campo y que reposa en una esquina, junto a la ventana. Es la herradura más fea y herrumbrosa que he visto, además tiene aún los clavos que la unían a la pata del caballo...

Colgaba hacia abajo, como un raro signo de superstición que me asombró.

Por mucho tiempo me había olvidado de esa herradura...

Las cosas tienen nuestro sino. Las tomamos y las incorporamos a nuestra vida de manera lenta, pero inexorable.

Incluso esta casa, que no es mi casa, pero es la casa de mi familia, ya está un poco en mí.

No tanto como la casa de mi infancia, que aún se me aparece en sueños...

Pero el polvo de mi piel que la cubre y el dióxido de carbono que vierto en sus paredes, se ha filtrado hasta sus cimientos y forma ya parte de su espíritu.

D.

2 comentarios:

Juan dijo...

jejeje, encuentras romanticisismo hasta en la piel muerta que se transforma en polvo

linda entrada, pero limpia hasta el 10? o a poco estarás de cenicienta todo el fin de semana?? jejeje

¡Recuerda que tienes que ver 500 días! Creo que está los dos días

¡Felicidades adelantadas a tu mami!

Darina Silverstone dijo...

Juan:

No es romanticismo, precisamente... es un dato científico.

El 10? Cómo crees... Iré a trabajar.

Si, ya sé que debo de ver 500 días.

Gracias por la recomendación!

D.