Bullet Journal - De cuando intento ser modernilla

09 enero, 2018
Alguna vez intenté trabajar con el método pomodoro (la verdad está muy bien y amo trabajar en lapsos de tiempo con temporizador, creo que sí funciona) y hacer mis presentaciones en formato Pecha Kucha (20 diapositivas que la gente ve en 20 segundos cada una).

Lo de hoy es el Bullet Journal, o las agendas personalizadas en un formato que uno puede adaptar a las necesidades de cada persona.



Algo que está bonito, además del tema de la personalización es que busca que no se desperdicie tanto papel: ustedes no lo saben, pero en algún momento de la vida yo pedía cada año un calendario exfoliador y una agenda del año: muchas se quedaron vacías o medio vacías.

Así que este año que me regalaron una agenda un poco menos convenciona (tiene espacios en blanco para que uno llene el día y el mes) creo que sería bueno convertirla en Bullet Journal y darle así un poco más de sentido al papel. (Además tiene unas calcomanías que muero por usar)

Y pues no es precisamente un propósito de año nuevo, solo una práctica que espero reditúe en estar organizada.

D,

0 comentarios: