Darina con alas

Nena, nena, ¿qué vas a hacer cuando seas grande?

19 junio, 2009
Aquí, reportandome, desde mi enésima crisis vocacional, con Miguel Mateos silbando en mi oreja...



Cuando era niña quería ser recepcionista en un hotel, porque siempre que ibamos de vacaciones había una señorita bien peinada, bañadita y pintada, muy amable ella, que sabía donde estaban los parques, las iglesias y te resolvía la vida.



También quería ser decoradora de interiores, porque se dedicaban a pintar paredes de colores a comprar muebles bonitos y a escoger tela de cortinas para dejar tu cuarto como una recámara de princesa.



Cuando fui más grande quería ser maestra y doctora, porque hacían el bien a los demás.



Luego me di cuenta de que no soy muy buena con eso de ver cosas sangrantes y purulentas... Y escuché tantos comentarios desestimando la labor docente que desistí.



Cuando llegué a la preparatoria quería ser psicóloga o literata. Pero mis papás me hicieron enfásis en el desequilibro económico y emocional que me estaba buscando con estas carreras tan poco provechosas para el crecimiento económico del país y de mi bolsillo...



Total, creo que ando errada, porque ahora sigo preguntandome si no hubiera sido mejor seguir mi impulso inicial de decorar interiores...



Y ya no estoy en edad de que me pregunten, ¿qué vas a hacer cuando seas grande?



O quizá si... si me preguntan puedo decir "Jubilarme y cuidar mi jardín".



D.

4 comentarios:

Mar dijo...

Alguien informó mal a tus papás sobre la remuneración económica del psicólogo.
No lo digo por mí, lo digo por mi jefa que recibe al menos cuatro consultas diarias de 600 pesos cada una. Más o menos...

Aclarado el punto de los honorarios psicológicos, déjame decirte que antes de los treinta uno puede cantar a Miguel Mateos todo lo que quiera. Luego a los treinta ya no. Uno ya es grande para ese entonces.

fher dijo...

porqé mar siempre escribe lo que yo pienso mientras te leo???

la única diferencia es que para mi Mateos se puede cantar hasta los 25

besos

Darina Silverstone dijo...

Mar:

Ah, que bonito salario. Pero los psicólogos que yo conocí en mi empresa ganaban lo mismo que yo, es decir... poquito.

Fher:

Mar escribe en contacto con el inconsciente colectivo... es de sus virtudes.

Y yo creo que tienes razón, los 25 es un bien límite.

Diablos, me he pasado un par de meses.

D.

John B dijo...

jejeje

yo también me pregunté de dónde sacaste que los psicólogos ganan poco!!

y bueno, igual no creo que te vaya bien en eso, tú sabes (o deberías saber) que lo tuyo lo tuyo lo tuyo es la literatura