Darina con alas

Día de la tierra: recomendaciones desde mi asiento del metrobus

22 abril, 2010
Hoy iba a platicarles del concierto de Sabina...

Pero como es día de la tierra y tuve ocasión de pensar en el tema, mejor les transcribiré esta plática que escuché en el metrobus, de las dos señoras que venían sentadas frente a mi.

- ¿No quiere que le ayude con su bolsa?
- Si, muchas gracias.
- Ah, mire, ya se desocupó el lugar.
- Que bueno, porque mi hijo dice que yo parezco burro, que si no cargo no estoy contenta.
- ¡Cómo viene lleno esta cosa!
- Si, y luego la gente se pone muy agresiva.
- Uy, si, el día de ayer dos señoras se estaban peleando... Y una de ellas hasta venía con su hijo. Imaginese, le dan un mal golpe y que le podría haber pasado a ese niño.
- Si, yo por eso ya no peleo. Ya aprendí que para pelear se necesitan dos. Y fijese, antes era así, pero me dio una parálisis facial y una enfermera habló conmigo. Los doctores me daban medicinas y todo, pero ella se tomó el tiempo de decirme... "A ver, chaparrita, ¿sabes por qué te pasó todo esto? Por el estrés. Mira nada más como estás..." Y allí me estuvo terapeando, de que hiciera conciencia de las cosas que son importantes. Y es que si... con todo lo que pasa durante el día, lo más fácil es que te desquites con el primero que pase, no con el que te la hizo.
- Pues si, fijese que así me pasa con mi marido, porque yo antes me iba en el metro y llegaba más temprano a casa, pero llegaba toda de malas y cansada, estresada. Y ya en metrobus voy de base a base. Y está mejor... Pero luego él se enojaba y yo le dije "Pues si tienes para darme dinero y que tome un taxi, pues dame, pero si no, me seguiré viniendo en metrobus".
- Es que si, la situación está muy dificil. Ya no puede uno dejar que sólo el marido trabaje.
- Si, fijese... Yo antes estaba muy feliz, en mi casa, pero cuando empezaron a bajarle el salario a mi marido me tuve que poner a buscar chamba, porque me partía el alma que los zapatos de mis niños se los tuvieran que regalar sus tías. Y es que si yo no pasé carencias... ¿Por qué ellos sí?
- Si, la verdad están bien dificiles las cosas...

En el metrobus también venía de pie una señora embarazada. Siempre que veo mujeres embarazadas en un vehículo atestado me entra una punzada dolorosa... Se me hace algo inconsciente traer niños a este mundo, ya ni que decir a esta ciudad.

Así que mi consejo para este día de la tierra es... ya no se sigan reproduciendo, ya somos demasiados y están bien dificiles las cosas.

D.

P. D. Hoy me habló Ladahir para recordarme una noticia feliz (la primera del día). Es cumpleaños de Corso, mi gatito, un pedacito de alegría que nunca ha viajado en metrobus, ni lo hará. Además no usa zapatos, ni botas, ni nada que su tía pueda regalarle. ¡Feliz cumpleaños Corso!

5 comentarios:

KAZVEL dijo...

Una delicia el poder leerte, uno ve el metrobus a traves de tus ojos y sin tanto desgaste y suprimiendo cualquier tipo de olor molesto, me agrada, si no tienes inconveniente seguire dandome vueltas por aqui.
Saludos

fher dijo...

Coincido con el final de tu entrada.
¿De verdad se escuchan esas cosas en los colectivos de allá? Debería viajar para inspirarme, ja.

Besos

Darina Silverstone dijo...

Kazvel:

Muchas gracas por pasar por aquí, es usted bienvenido...

Fher:

La verdad la conversación fue mucho más larga y hubo otras muchas cosas que ya no puse, pero lo que escribí es fiel a lo que se dijo.

Y si, yo siempre encuentro mucha inspiración en el transporte público.

Lo recomiendo.

D.

Juan dijo...

no tienen nada mejor que hacer que platicar con una cmpleta desconocida?

bastante odiositas las señoras...

jaja creo que ando de malas

Darina Silverstone dijo...

Juan:

No, no tenían nada que hacer. Se les olvidó la costura en casa.

Y a mi se me descompusieron los audifinos. Jo.

D.