Darina con alas

Complicidad

29 noviembre, 2009
Las cosas no salen como lo creías, pero tampoco son tan malas.

Cuando era niña lo que más quería era tener una hermanita. Me imaginaba que nos gustarían las mismas cosas, que jugaríamos. Le contaría cuentos y sería todo genial. Seríamos amigas.

Cuando mi hermana llegó al mundo, cuatro años después que yo, empezó a dejar ver que todo sería distinto. Desde sus primeros pasos impuso otro punto de vista, de hecho, siempre que pudo se contrapuso a mi opinión.

Si yo decía "helado de fresa", ella optaba por el de durazno. Si a mi me encantaba la idea de ir a un museo, ella aseguraba que era mejor ir al parque.

Muchas de mis manías le disgustaban (y le molestan hasta la fecha) y a mi me parecen extrañas sus fobias (a las botargas, a dormir en la oscuridad). Entramos miles de veces en discusiones.

Pero desde que dormimos en cuartos separados hemos logrado establecer treguas. Y este año hemos tenido avances significativos en lo que yo llamo crear vínculos de complicidad.

El otro día me pidió que le sugieriera música en Youtube!!

Y hoy le ayudé a teñirse el cabello.

Ese tipo de cosas me dan esperanzas. Quizá, después de todo este tiempo, pueda lograr que mi hermana sea también mi amiga.

D.

7 comentarios:

fher dijo...

Cosas de la edad tal vez. Seguramente con el tiempo van a lograr más complicidad, ya vas a ver.

Besos

médico del alma dijo...

Me gustó por la ternura del texto.
Y m acordé de mi hermanita.... :'(

Saludos Darina

Vivienne dijo...

Yo gracias al Cielo siempre me he llevado bien con mi hermana, si nos enojamos y no solemos estar de acuerdo en muchas cosas es mas somos muy distintas, pero aun asi nos llevamos re bien, y somos re buenas amigas, asi que verás que no es tan dificil.
Suerte!

Mar dijo...

Ah, felicidades por el nuevo lazo fraternal.

Disfrútalo. Quién sabe cuánto aguante la cuerda.

Yo perdí el lazo de complicidad con mi hermana menor cuando llegó a la adolescencia y se volvió emo. Ahora que se está reformando y se ha convertido en una estudiante normal, parece que estamos solidificando la relación de complicidad.

Lo único malo es que eso requiere confianza. Y ésta puede obrar en tu contra. Luego toman tus aretes, collares, zapatos y demás, sin autorización. Ja.

Pequeña Saltamontes dijo...

Que yo recuerde mi hermana y yo nos llevamos bien hasta que ella llegó a la adolescencia y dejó de ser la hermanita menor y manipulable.

Nuestra relación mejoró cuando ella se fue a vivir con el padre de sus hijas. Hasta comadres somos, soy madrina de bautismo de mi sobrina la chiquita.

Hace poco me dijo que yo era su mejor amiga y casi me hace llorar.

Ya verás que llegará el momento de ustedes :)

Darina Silverstone dijo...

Fher:

Gracias por los buenos deseos.

Médico:

Ah! Que bueno que te llegó el texto. También lo hice muy honestamente.

Vivienne:

Te felicito por la buena relación que llevas... debe ser dificil.

Mar:

Mi hermana siempre fue fashionista, así que rechazaría consejo de mi parte de como vestirse, sobre todo porque considera que soy una neo hippie con flores en el cabello y cosas así.

Pequeña Saltamontes:

Mi hermanita nunca ha sido manipulable. Au contraire!

Pero me siento optimista.

D.

B. dijo...

¡te acuerdas de lo que pensabas antes de los 4 años?

lindo texto, tambièn me hizo pensar en mi broda'