Darina con alas

Versos tristes para un hombre ausente

27 abril, 2010
Pasan días y días
y mi corazón golpea polvoriento
el recuerdo de tus besos tiembla
con cada sístole y diástole...

Soy una noria en el desierto:
una vuelta, otra vuelta, otra vuelta
del corazón exahusto
que martillea tu nombre: humo.

Mi mente se rebela:
quiere ser camello errante
salir de este oasis, en tu búsqueda,
hombre perdido en medio del desierto.

Quisiera saber a donde llevas tus labios
en que manantial sacia su sed tu boca...
como si no hubieran pasado minutos, horas, días, semanas...
como si verte me estuviera permitido.

Mis brazos retan a la ausencia del aire
se vuelven espasmo, silencio, ira
este esfuerzo despedaza todo a su paso
incluso la voluntad de esperarte.

Ya no quiero adivinar
si tus palabras son promesas, o buenos deseos:
"pronto","luego","mañana", "siempre".

Terminaré por odiar los adverbios temporales:
Ven. Te quiero. Cerca o lejos, mi oasis te aguarda
Tengo fe de que alguna vez habré de tenerte:
pronto, luego, mañana, siempre.

En algún rincón fresco, que tengo para ti,
guardado como un dátil bajo mi lengua,
cuando vuelvas del desierto y viertas en mi boca tus palabras:
- Pronto, luego, mañana, siempre.

D.

2 comentarios:

Juan dijo...

may, no sé qué decirte, sólo que... me pongo de pie

Darina Silverstone dijo...

Juan:

Ya tiene usted mi permiso de sentarse.

D.