Darina con alas

Al final, todo se sabe

19 noviembre, 2009
Estoy en uno de esos ciclos de la vida donde hay muchos reencuentros. Personas a las que hace muchos años no veía me han llamado en estas tres semanas para planear reuniones y ponernos al día...

Y esas reuniones han sido reveladoras sobre etapas de mi vida. En general he sido retraída a muchas cosas que sucedían a mi alrededor, esto por dos razones...

a) Tengo una vida interior llena de palabras, momentos y recuerdos, así que lo que pasa afuera de este mundo interior no suele interesarme tanto.

b) Me tomo demasiado en serio, así que muchas cosas que no deberían de importarme son sobre dimensionadas..

Estas dos cosas, que parecen contradictorias, en realidad me han apartado de muchos entretenidos chismes.

Por eso el martes que platiqué con una compañera de generación me pareció casi increíble de creer lo que pasaba en mis narices, mientras ibamos en el mismo salón.

De la misma forma, un ex compañero de trabajo me acaba de informar que una persona me estaba bloqueando el camino en la empresa en la que estaba.

Lo curioso fue que, de saberlo en aquel momento, seguro me lo hubiera tomado muy en serio. Ahora, a la distancia, creo que las cosas ocurrieron así y obligaron a que saliera de ese trabajo para aprender más y ser una mejor persona.

Y después de todo, al final todo se sabe.

Quizá lo que hace falta es dejar de insistir tanto en saber algunas cosas, porque casi siempre son cosas inútiles o que nos harán daño.

El verdadero conocimiento, las cosas que de verdad importan, hay que buscarlo. Los chismes y las habladurías llegarán a tí, cuando ya no sean tóxicos.

D.

5 comentarios:

Onminayas dijo...

Buen bálsamo tu sentencia.

Besos, Darina.

Mar dijo...

Ohhhh.

¿Las cosas se saben cuando ya no son tóxicas?

Chale.
¿Entonces quiere decir que soy una aferrada? A mí los secretos que se revelan después años y kilómetros, sí me lastiman.

Ash. Escúpome.

Pequeña Saltamontes dijo...

Por algo dicen que la ignorancia es felicidad.

Justo me pasó algo similar.

Un chico presentó un examen conmigo, los sinodales lo revisaron sin oposiciones y ahora resulta que uno de ellos duda de que el chico sea quien en realidad respondió el examen. Y yo ni en cuenta.

Y sí, todo se sabe, tarde o temprano, jeje.

B. dijo...

Live and let die ;)

Darina Silverstone dijo...

Onminayas:

Gracias por el beso.

Mar:

Creo que el tiempo hace que muchas cosas que parecían terribles dejen de parecer tan importantes.

Al menos yo siento que, con los años, muchos de los que me parecían aborrecibles momentos empiezan a tomar cierto brillo de añoranza.

Pequeña Saltamontes:

Je, bueno, en este caso no eras directamente la afectada, sino el estudiante. ¿No?

B:

Sabia sentencia.

D.