Darina con alas

René Magritte: las palabras y las imagenes

30 marzo, 2010
Ya he leído muchas reseñas de esta exposición de Magritte... por lo que me preguntaba si realmente podría mencionar algo que no haya sido mencionado.

También llegué a la conclusión de que la hoguera desde la que ilumino el mundo crea sus propias sombras, que son, no la verdad de las cosas, sino una danza del reflejo de ellas...

Al menos esa fue la enseñanza que pude obtener de "La condición humana".

Y es que, recordando las palabras de Gloria Hernández, mi asesora de tesis: las pinturas no son la realidad, son pretextos para pensar.


¿Y que mejor pretexto para pensar que la obra de Magritte? También él utilizó la pintura para la reflexión, para escapar del engaño de las imagenes, porque con sus cuadros demostró que la realidad es ese engaño de bombines y narices falsas...

A diferencia de la fotografía, que quiere ser como la realidad, la pintura reconoce que es sólo una representación, así como las palabras aluden (con metáforas) a esa realidad que hemos conformado por convención, para poderle llamar al pan pan y al vino vino.

Pero aún si el pan se llamara vino y el vino cocodrilo, si fuera convención bebernos los cocodrilos y esnufiarnos las góndulas, como dirían en Rayuela, nuestra realidad sería la misma.

Es la condición humana tal, que disfruta de los disfraces, de colocarse manzanas en la cara y nubes en la cabeza... Por eso me pareció divertidisima la instalación de la exposición del Palacio de Bellas Artes, que da pretexto para usar estas obras (profundas en su significado filosófico e incluso algunas más inaccesibles) para jugar y divertirnos.

El pintor Belga, René Magritte, nos hizo cuestionarnos sobre las palabras, las imagenes e incluso sobre la realidad.

La exposición que se encuentra actualmente en el Museo de Bellas Artes de México nos ofrece una visión cronológica de su evolución del cubismo y futurismo hacia una experimentación más personal, que terminó por adaptarse a los gustos burgueses de la clase acomodada de Nueva York, que se acostumbró a sus figuras con bombines y lo incorporó a la industria cultural, pagando bien sus obras.

Del Dada al Cash, cash...

Lo más valioso de Magritte, para mí es y será, esa ocasión que nos da de pensar... pues sus obras son portales hacia el mundo de la mente, donde las imagenes se juntan, se confunden y nos permiten tener visiones de lo infinito.

D.

3 comentarios:

Juan dijo...

aaah, est obra también me latió bastante!!!!

lo dicho, todos a Bellas Artes!!

Alejandra M. Fimbres dijo...

Buenísima expo! Y sí, las 2 versiones que estan ahí de ese cuadro dejan mucho que pensar....

Su filosofía sobre el hombre que se vuelve masa es muy interesante y aún vigente.

saludos!

Darina Silverstone dijo...

Juan:

Si! Me acordé tanto de mi clase de Semiótica...

Alejandra:

Gracias por la visita, se bienvenida cuando gustes.