El camión de la basura

14 julio, 2011
En Twitter, donde la principal ocupación es conceder estrellitas por ocurrencias de menos de 140 caracteres, mi frase más celebrada es una metáfora sobre el amor.

"El amor es como el camión de la basura: pasas demasiado tiempo esperándolo, se va demasiado rápido y cuando llega sueles estar en chanclas".

Quizá esto le parezca extraño a quien goce de un servicio eficiente de recolección de basura, pero para mi, que no tengo ni uno ni lo otro, resulta evidente que... no puede uno confiarse.

Sin embargo yo ya estoy harta de perseguir al camión de la basura (y al amor, de paso) en chanclas.

Ojalá pudiera uno hacer algo con esta acumulación de besos que se le están pudriendo a uno en la boca, sin tener a quien entregárselos.

Estoy muy cansada, cansada. Como si llevara varias cuadras persiguiendo al camión de la basura, con el calzado inadecuado.

Me voy a sentar en la banqueta, ya me cansé de correr.

D.

4 comentarios:

Alejandra M. Fimbres dijo...

La verdad tu metáfora esta genial. No hay más que agregar...

mulder x... dijo...

muy buena metáfora...el amor llega solo de vdd. cuando uno menos lo espra...

JM dijo...

Ptss Ptss! No utilices chanclas -lo pi0R q hay p' correr xD -

Vian dijo...

El otro día me acordaba que, literalmente, me perdí siguiendo al camión de la basura cuando era pequeño... a lo mejor debí haber insistido...
hoy reciclo la basura yo mismo (suena a onanismo, pero es ora cosa...)
me han gustado tus últimas entradas...
sañudos