Darina con alas

Lágrimas en la melena del león

19 septiembre, 2011
"Entradas agotadas", la tristeza que viene después nos lleva a revisar en la cartelera. Gabriela quería ver la de Woody, pero al parecer era una misión realmente dificil.

Así que entramos a la japonesa "Lágrimas en la melena del león", un poco tarde, debo decirlo: perdimos la escena inicial.

Aún así yo difruté la cinta, la fotografía en blanco y negro es frangamente hermosa, el puerto y su belleza sencilla, el simple encuadre de un muelle, el duro trabajo de los pescadores y las horas muertas del astillero se reflejan plenamente en esta cinta de Masahiro Shinoda.

La historia es un drama y, aunque a mi acompañante no le ha gustado nada, por lo exagerado de algunos momentos de la cinta, creo que la historia es interesante y al menos a mi me mantuvo interesada.

La cinta narra la historia de Sabu, un muchacho huérfano que trabaja en el puerto para una empresa que tiene un sindicato, Sabu es protegido del líder sindical y también es espía, por lo que los trabajadores lo desprecian, ya que es él quien se encarga de quitarles siempre su "cuota".

El dirigente sindical, un ex combatiente de la segunda guerra mundial, es un tipo nefasto a quien Sabú estima, pues vive con la convicción de que lo salvó de morir en un bombardeo; el diringente tiene una relación enfermiza con la esposa del dueño de la empresa, una ex secretaria que ascendió socialmente y vive en un matrimonio infeliz.

Es en este entorno que Sabu conoce a Yuki, una joven que trabaja en una cafetería y a la que salva del "ataque de un feroz perro"; Yuki queda conmovida con la parte que logra conocer de Sabu: su forma de cantar y la ternura que vive en él.

Sin embargo, bajo la influencia de su protector Sabu y otro de sus compañeros cometen el asesinato de un trabajador que formaba parte de las reuniones clandestinas para formar un nuevo sindicato.

La sombra de este asesinato perseguirá a Sabu y volverá su vida una pesadilla, enfrentando su espiritu a una batalla en donde se dará cuenta de que gran parte de las cosas que creía ciertas son mentira.

Tres estrellas y media, y la recomendación de verla si les gustan los melodramas.

D.

1 comentarios:

Alejandro Ramírez dijo...

Como todo lo japonés, suena bien y resulta mejor. Jo, espero verla un día. ¡Saludos Mayita hermosa!