¿A que huele mi perfume?

13 octubre, 2007
Hace ya cinco años, Mitzi me regaló una botella miniatura de Poeme, de Lancome. La primera vez que fui de visita a Guanajuato me lo llevé y desde entonces tengo la asociación con ese aroma de todas las calles que recorrí... incluso, hasta hace poco, una sola gota de esa fragancia en el ambiente traía para mi una serie de evocaciones poderosas y fenomenales.

El poema olía a gloria, pues.

Con mi primer sueldo, entre los primeros mandatos reales, decidí comprarme una botella más grande de ese perfume, con la idea de envolverme en el efluvio positivo de su fragancia.

Sin embargo, mi experimento ha tenido contraproducentes consecuencias...

Cabe destacar que hasta la fecha yo siempre usé los perfumes que me regalaban mis tías, amigas, abuelas...

Y este, que es el primer perfume que elegí comprar, me ha causado muchos dolores de cabeza.

En primer lugar, el día 1 del experimento olfativo, me di cuenta de que al mezclar el perfume con la masa de oficinistas en el metro, me provocaba un mareo irremediable, y unos deseos tremendos de vomitar... luego me percaté de que me había puesto demasiado...

Además eso de andar oliendo a fantasías y sueños rotos por la vida... no sé. Me deprimió un poco más.

Luego, el olor dulzón se mezcló con la alcantarilla, con el puesto de tortas, las gordas de la esquina, la carne de presidio que rodea cada esquina de la ciudad...

Y al llegara la oficina, finalmente, Luis preguntó:

- ¿Quién huele a teibol? Es como el perfume de rosita fresita que usan las teiboleras...
- ¿Has estado en muchos teibols, Luis?
- En dos.

Lo cual me hizo sonreir irremediablemente.

Eso fue un día...

Pero la semana pasada Betty me preguntó:

-¿Que perfume usas?
- Poeme, de Lancome.
- ¿No crees que huele como a chocolate? Me empieza a dar hambre...

Bueno... morena con la piel de chocolate... Eso no está tan mal.

El asociar el perfume dulzón con el ambiente de trabajo oficinezco no fue gran idea...

Al salir del tocador percibí una estela tras de mi, como si fuera un Pepe Lepu en camisa azul...

Ayer, Israel se me acercó para pasar a su memoria USB unos documentos y preguntó:

-¿No crees que huele como a incienso?

Ja, ja... ¡Válgame dios! Ponganse de acuerdo...

Finalmente llegué a casa con mis camisetas del trabajo y le pregunté a mi mamá, confiando en su maternal sabiduría:

-Oye ma... ¿A que huele mi perfume?
- Pues... Es un aroma floral, ¿no? A mi ni me preguntes, yo no sé de esas cosas...

D.

6 comentarios:

Yareli dijo...

Jajaja, me encantó este post, me hizo reír, yo no te he olido, ahora que nos veamos te lo pondías? =D...y yo me acordé de lago que iba a escribir, sobre lo feo que es para mucha gente salir de casa sin ponerse perfume...eso me pasó en la semana y estuve cerca de volver a mi casa para eso...pero no lo hice. Un abrazotototote!

Mar dijo...

Jajajá. Yo creí que la gente en el metro era feliz cuando algún cristiano usaba perfume, pues podían aromatizar el lugar durante el viaje!

A mí mi papá me regaló un Tommy Hilfiger en Navidad, que luego se cayó al piso y se hizo cachitos. Siempre he querido volverme a comprar uno, pero... cuando voy a Liverpool y veo ese precio de tres dígitos, pienso en el montón de chelas, papitas, y vasos de elotes que podría comprar! jajá.

lunabrillantee dijo...

Buen post, me hiciste el día despues de un dia pesado.
yo no salgo sin antes ponerme perfume siento que si no lo hago me falta algo.
Mar, es caro muy caro cuando se que alguien sale de Mexico les encargo uno del DFree.
SAludos, espero ser bienvenida.

Irais dijo...

Jajaja, yo usé ese perfume por un tiempo... pero después dejó de ser el perfume para mí.
Ahora muero por conseguir un Anna Sui (el original, morado, perfecto) pero ya no lo hacen..sufro.

Sigo en la búsqueda de mi perfume ideal...mientras tanto me aljo de Flower de Kenzo (el cuál detesto) Hypnotic Poison (que me hace vomita desde el día en que le orbé un poco a mi mamá)y Anais Anais.

A mi también me hacen dudar las cifras enormes que uno tiene que pagar por un perfume...pero siempre es posible comprar una imitación.

Darina Silverstone dijo...

Yare: Trato hecho

Confío en ti.

Mar: Ay! Que feo es que se rompan los perfumes. Te entiendo.

Luna: El perfume es el último accesorio...

Irais: ¿Trajiste un aire a Neblina de Londes?

D.

Pequeña Saltamontes dijo...

Ya me dio curiosidad por conocer ese perfume.

Yo usaba el Armand Dupré de Fuller (¿o era Jafra?), luego cambié al Kiwi de Zermat.

Actualmente no uso perfume... olía a lavanda porque me ponía suavitel en el cabello diluído en agua para desenredarme el cabello.