Darina con alas

El vuelo del águila

01 mayo, 2007

Hoy fui al centro a recoger las migajas de la marcha...
Lo que encontré fue bastante sorprendente, porque casi no había gente, el metro estaba casi vacío y yo me pasé en una explanada en la que sólo estaban los vagos del culto a la bandera (los que persiguen la línea de sombra que deja el asta) y un par de familias despistadas que aprovechaban los primeros aires de mayo para alzar papalotes.
A las seis de la tarde salieron los soldados a recoger la bandera y una multitud de curiosos se alinearon en cuadro...
En un momento bajó la bandera de sus altitudes y se alinéo con la del palacio, como si una fuera la sombra de la otra y el soldado solitario que se encontraba encima del segundo piso del Palacio Nacional fuera la proyección a escala de uno de esos dibujos que me mandaban a hacer en la Preparatoria, cuando tomaba clases de perspectiva.
En un primer plano se alzó un papalote en forma de águila... Seguido por un papalote en forma de dragón chino que parecía perseguirlo en el aire...
La tarde murió en el zócalo. Yo llevé mis pies a otra parte y el aguila aterrizó en una explanada vacía, sin bandera y sin fe.
D.

4 comentarios:

Indigente Iletrado dijo...

Vándala.

Segurito querías quemarla...


Me gusta la bandera, debo decirlo. Aunque no la usaría en los calzones.

Darina Silverstone dijo...

La verdad es que iba a extenderme más en la explicación del optimismo nacionalista que me invadió, aunque al poco rato eso me dio algo de vergüenza, por la ingenuidad que supone sentirse emocionada con un trozo rectangular de tela de colores.

Yo tampoco usaría calzones con los colores patrios.

Pero hay quien sí.

D.

proctorul dijo...

yo también vuelo o intento volar papalotes en estos días...

no se puede.

mi teoría de que volarían todo el año resultó estúpida.

Darina Silverstone dijo...

Dr. Proctor...

Hay que irlos a volar a Oaxaca, hay una región que le dicen "La ventosa" (sin albur) y hasta los trailes se vuelan... Je, bueno, se voltean.

Allí seguro podemos hacer volar hasta a las musarañas.

D.