Darina con alas

¡Que no estoy triste, carajo!

11 diciembre, 2007
Desde el sábado están con eso.

Pero no, les aseguro que no estoy triste.

Gracias por el interés, pero a mi eso de las depresiones navideñas no se me da.

Me da más por deprimirme en primavera, cerca de mi cumpleaños. Y ya sé que está prohibido suicidarse en primavera.

¿Por qué, en general, la gente insiste en convertir mi ánimo azuloso con una depresión marca diablo?

¿Por qué no pueden dejarme en la ventana, suspirando por la forma de las nubes y el color de las hojas secas sobre la banqueta?

Creo que todo el mundo tiene derecho a su propia melancolía y el querer controlarla es como desear embotellar el viento; simplemente es inútil, innecesario...

La buena melancolía, que me pisa los pies, me persigue...

Pero a veces me dejo alcanzar y jugamos a trazar letras en la ventana.

D.

7 comentarios:

LAGARTO dijo...

en eso tines razon cada kien puede tener su propia melancolia...y es respetable ...sin estartriste pudes destruir y romper cosa por que asi quisiste en ese momento ...

Juntacadaveres dijo...

jejejeje....o.k.
Espero no haber sido de los que insisten demasiado en tu tristeza... Espero también no haber sido demasiado indolente con tu melancolía...
Espero... bueno ya sabes, es difícil encontrar siempre el punto medio.

Nos vemos pronto. hay que vernos antes de navidad si es posible ¿no?

Mar dijo...

Ah, sí! que dejen en paz a uno cuando sólo quiere mandar todo a la chingada, cortarse las venas y amenazar con suicidarse PERO NO ESTÁ DEPRIMIDO!

Yo te apoyo.

Ladahir Mebarak Haddad dijo...

Te dejo un beso y un recorte del diario.
“Por eso no hay que ceder, hay que estar muy pendientes. La idea de que la mujer ontológicamente tiene una relación inmediata con la costura, con la cocina, con la belleza, la suavidad, la bondad, la blandura, ¿de dónde la sacamos?, ¿cuál es la relación ontológica entre tener ovarios y las tortillas?"
http://www.jornada.unam.mx/2007/12/12/index.php?section=cultura&article=a04n1cul

indigente dijo...

¡Pero recuerda que el mundo es lindo, hay pajaritos cantanto, los arbolitos de navidad danzan en los hogares y las familias se unen para expresar su amor! ¡no debes estar triste porque la vida es un regalo de Dios nuestro Señor! (inserta monito con carita llorosa)

Darina Silverstone dijo...

Lagarto: Si... como lo comenté en la entrada donde me dan ganas de romper cosas... Eso no necesariamente tiene que ver con la tristeza, puede relacionarse también con la euforia... Como al quema de batas al final del año escolar, o los novios que rompen copas...

Junta cadáveres...

Es un hecho.

Mar:

Yo nunco amenazo con suicidarme.

Eso es dañino para la salud. Jo, jo.

Ladahir: El periodico es calientito. Me tapo con él y lo uso de almohada, aunque amanezca con los cachetes cenizos.

Indigente: Yo aprecio el regalo que nos da Dios, a través de un celofán azul, que lo hace ver todo más bonito...

Creeme.

D.

Pequeña Saltamontes dijo...

El "pero..." del final como que da pauta.

En fin... yo no te sentí muy distinta de ánimo, quizá un poco melancólica, pero a todos nos pasa.

Tenemos rachas y pasan.

Seguramente otras entradas serán más alegres.