Bajo la luna de Beijing

06 agosto, 2008
Hoy, mientras todos los comentaristas deportivos que llegaron a cubrir la justa deportiva comentaban los pormenores de su viaje en los noticiaros nocturnos, me quedé mirando la luna y pensé en que posiblemente ellos la verían de otra manera.

Casi todos los comentaristas deportivos hablaron de la comida, la hospitalidad, las maravillas tecnológicas, los adelantos arquitectónicos, la polución, el clima...

Nadie mencionó la luna.

Resulta que en México la luna está acostada, a diferencia de en la mayor parte de los cromos, donde uno dibuja lunas que son auténticas sonrisas verticales...

Pero por la posición de nuestro país, la luna se acuesta.

Posiblemente, de los muchos reporteros que estén allá, pocos pensarán en la luna, así que considero que tengo algo que aportar.

No me malentiendan. No es que no aprecie mi trabajo. Es más, sé que debería estar contenta de tener trabajo en esta época de depresión económica. Además me gusta lo que hago.

Sólo que a veces pienso que podría estar comiendo perro en Beijing. O contemplando la luna. Si, luego me da envidia. Después de todo soy como muchos de esos periodistas de los que habla Norman Mailler que se enrolan en las filas de la descripción por los sandwiches gratis y los desayunos continentales.

También los viajes con lunas incluídas.

D.

4 comentarios:

Pequeña Saltamontes dijo...

No entendí eso de que la Luna está acostada...

También pienso en esas cosas a veces, cuando miro el cielo de noche.

Me pregunto si alguien más estará viendo las mismas estrellas que yo o si aquél estará mirando el cielo al mismo tiempo.

Los caminos de la vida son insondables. Crees a veces que es cuestión de elegir qué estudiar o en qué trabajar y te llevan por un rumbo completamente distinto al que te imaginaste.

Creo yo que a veces es cosa de salir a buscar las oportunidades y también de no tomar cualquiera que se nos cruce enfrente.

Mar dijo...

De verdad que sí.

Debí estudiar periodismo sólo para darme el gusto de viajar a Beijin -con mi empresa contratante patrocinando el viaje, claro- y ver la luna del otro lado.

Ah, y tampoco entendí por qué la luna acostada.

mynn r. dijo...

y el agua del baño, hacia dónde corría?

un saludo espooo
te extraño :D

Darina Silverstone dijo...

Pequeña Saltamontes...

Debe ser por la posición de la luna en algunos meses, que yo la veo acostada...

Mar:

Aún hay tiempo.

Mynn:

¡Yo también te extraño!

D.