Darina con alas

El primer golpe

24 septiembre, 2009
Mis amigos fumadores me lo han dicho: "nunca vuelves a sentir lo que sientes al principio, ese mareo extraño, ese dolor en el estómago, que luego extrañas".

Los adictos a otras drogas también lo mencionan... "el primer viaje es el que extrañas, porque ya nunca más vuelves a tener esa primera impresión..."

Dicen que a los asesinos también les sucede: buscan esa explosión de adrenalina. Se vuelve una obsesión matar, porque la sensación de poder y libertad que sienten es indescriptible.

Yo no fumo, ni soy adicta a ninguna otra droga (ni a la Coca - Cola, vamos), tampoco he matado a nadie...

Pero dice la Oreja de Van Gogh que el amor verdadero es sólo el primero y los demás son solo para olvidar.

Es siempre en octubre que recuerdo mi primer viaje "Sola", cuando la abrumadora sensación de pensar que mi destino estaba en mis manos me embargó por primera vez.

Claro, alguna vez había tomado el metro en horas en que debía estar en la escuela y mascando un chicle de menta me internaba en calles nuevas... pero ese viaje marcó muchas de las cosas que como adulta considero en mis prioridades y mis limitaciones.

Ese primer golpe de libertad, de decidir cuanto es demasiado, de mirar sólo mostaza en el refri, sólo latas de atún en la alacena, sólo un trocito de espejo en el lavabo; esa sensación de poseer una ciudad completa con sólo mirarla, de sentirme bella a la luz de una vela, de temblar de frío; esa experiencia de recoger hojas de libros mojadas para armar un librero con tablones de madera y ladrillos rojos, de matar alacranes, de armar un rompecabezas de la guerra de las galaxias...

Recuerdo con claridad aquella mañana frente a la ventana, con el libro de citas de Oscar Wilde, cuando leí aquella frase que ahora es mi himno de batalla "Yo puedo resistirlo todo... menos la tentación".

D.

4 comentarios:

Mar dijo...

Grandísima la cita. Jamás la había escuchado.
Creo que de ahora en adelante será mi estandarte.

Como sea, estoy de acuerdo contigo, con los adictos al LSD y los asesinos seriales.
Creo que el primer frasco de mostaza que duerma solito en mi refrigerador comprado por mí será casi inolvidable.

Yo nunca he hecho ese viaje. También, supongo, será insustituible.

Onminayas dijo...

Entiendo y comparto aquel golpe tuyo de libertad; todo, menos lo de matar alacranes... Sustituyelos por arañas y me quedará igual.

Besos.

fher dijo...

Lamentablemente yo si soy adicto a la coca cola. También hice ese viaje y el balance es maravilloso, hay cosas que los seres humanos deberíamos vivirlas por obligación. Se aprende mucho de esas experiencias... y ya me puse nostálgico...

Besos

Darina Silverstone dijo...

Mar:

¿Verdad que es muy buena? Caray... extraño ese libro.

Onminayas:

Oh, no sería capaz de matar arañas. Les pongo nombre. No me gusta matar cosas con nombre.

Fher:

No te pongas nostálgico... aunque llueva.

D.