Darina con alas

Inés del alma mía (2006), de Isabel Allende

21 febrero, 2010
Al platicar con T y D. de las novelas históricas (ella tiene un proyecto de doctorado al respecto), T. decía que seguramente D. analizaría sólo novelas de hombres "las que de verdad son novelas históricas".

Y es que este género literario requiere mucha seriedad y documentación; si no, termina uno escribiendo folletines romanticos estilo Corin Tellado, donde las protagonistas se enamoran con identicas pulsiones que en el siglo XXI, sólo que con vestidos más esponjosos. La verdad yo no sé, porque yo nunca fui una mujer del siglo XIV (o quizá si lo fui, pero no lo recuerdo... y si viví en esa época, a lo mejor fui hombre, quien sabe)

El género de la novela histórica se me hace intrincado, por decir lo menos... así que, con eso en mente, me puse a leer a Chabelita Allende, con sus reservas.

Isabel Allende, escritora Chilena (1942) a la que conocí cuando leí "La casa de los Espíritus" tiene ese estilo que tira hacia el realismo mágico y que ha sabido bien aprovechar en sus ventas... De ella he leído "Retrato en Sepia", "La ciudad de las bestias" e "Hija de la fortuna".

Todos estos relatos se parecen en el sentido de que la figura femenina es exaltada como poseedora de cierto coraje e intuición; en Inés del alma mía se aprovecha esto en la figura de Inés Suárez, una española que llega a América en busca de su marido (al menos esa es la versión oficial, porque el personaje confiesa que su primera intención al salir de España era dejar la gris medianía en la que estaba sumergida, como costurera).

El personaje de Inés Suárez es real, pero las componendas narrativas que hace Isabel para contar la historia le dan un aire de irrealidad, por lo heroíco de sus sacrificios y lo mítico de su figura como fundadora... De nuevo jugando con los planos de realidad, la posibilidad de la narradora Inés Suárez de conocer lo que pasa incluso en los consejos de los guerreros Mapuches, ferreos en su defensa de lo que después sería el territorio chileno, hace saltar el hilo narrativo que llevaba (más o menos) en forma de diario.

Debo decir que estas disgresiones son lo de menos... la historia es entretenida y se lee sin mayores contratiempos o sobresaltos, las secciones donde se describen batallas están bien, aunque no alcanzan magnitudes peliculescas, puede uno justificarlo pensando que la tarea del personaje sería en una trinchera...

Curiosamente me resultan más entrañables algunos personajes secundarios de esta novela, como la princesa Inca Cecilia, mujer de hermosas facciones indígenas y belleza milenaria; el guerrero mapuche Lautaro y tantos así, que van forjando la historia con sus acciones, como pasa en la realidad.

Como me ha gustado, debo de ponerle cuatro estrellitas de cinco... pero lo dejo con la advertencia de que es un texto entretenido y ya.

D.

3 comentarios:

Yareli dijo...

Yo nunca he podido terminar una novela de Isabel Allende...será que estoy medio peleada con sus figuras femeninas o quizá con el realismo mágico. A decir verdad, me parece más bonito lo real maravilloso, cuya diferencia del realismo mágico me he metido hasta por la nariz los últimos días en la escuela.

Saludos!

Rino Bod dijo...

Creo que era Borges quien decía que el relato épico superaba al romántico. Algún día intercambiaremos impresiones de la vida de la Santa de Cabora y me dirás cuales datos son ciertos y cuales novelados.

Onminayas dijo...

Me quedo con los Caballeros Teutónicos y tú me sigues contando de Allende...

Besos.