Darina con alas

Más sexo y menos ciudad. Vol. 3 y último de la serie

03 febrero, 2010
- Si no te vas a ir, no sé para que armas tanto escándalo- Fueron las dulces palabras que escuché de mi madre hoy por la mañana.

Claro, no se dirigía a mí.

Le hablaba a mi gato, que maullaba tristemente enfrente de la puerta abierta, porque llovía y no pudo dar su recorrido matituno por los balcones, donde se tiende a tomar el sol.

Y es que él tampoco pudo irse.

Pero al respecto, ya llegué a varias conclusiones y todo gracias al muy inteligente correo del igualmente inteligente señor Ladahir Mebarak Haddad, de quien pondría el vínculo, para recomendarlo, pero el muy malvado tiró "Los cimientos del cielo", su blog, y nos dejó huérfanos de paraíso.

Y es que el señor Ladahir me hizo una muy cierta bisección del fenómeno de los jovenes que quieren independizarse en México... y allí va, con algunas adaptaciones al caso, para simplificar el asunto:

El hilo conductor, el nombre del juego, es “dinero”.

1. No sales de casa de los padres y montas un piso sola porque no tienes dinero. Es imposible llegar a fin de mes si no tienes ingresos fijos mensuales equivalentes a los 9 mil. Fin de la historia. Caso juzgado, no hay más que decir. A lo que sigue.

2. Vivir con Roomates: es una joya del autofinanciamiento. Entre más roomates tengas, más barata te costará la independencia.
Plantearé primero el mejor de los casos:
Puedes ser socia capitalista y solicitar un crédito de vivienda. Al mismo tiempo, puedes buscar un grupo de roomates que acepten compartir los gastos del piso a cambio de escapar de sus padres. Prácticamente serían ellos los que pagasen tu crédito y al final, los desahucias a todos. Por desgracia, esto es más complicado de lo que parece e igual que cualquier sociedad mercantil, es susceptible al fraude y a la quiebra.
En el peor de los casos: no serías socia capitalista y cuando terminases de financiar al
roomate alfa, serías desahuciada, pero… al menos te habrías librado de tus padres durante un tiempo y mordisqueado la libertad un poco.

3. Vivir en unión libre: este es el caso que me parece más tentador porque es como una revolución socialista que promete repartir la riqueza, socializar los gastos, pero además, establece los placeres sexuales como una garantía básica del nuevo ciudadano. Además, aparentemente es más fácil conseguir inversionistas cuando el sexo hace las veces de rendimiento a corto plazo y alienante de los socios. No obstante igual es susceptible al fraude y a la quiebra.

4. Matrimonio: aunque es el favorito de las abuelas, es una engañifa troyana, porque termina duplicando el modelo familiar que se pretende desensamblar. No tiene sentido escapar de papá y de mamá para convertirse en papá y en mamá.


Todo esto para llegar a la conclusión de que:

a) Mi mamá tenía razón
b) Mi papá tenía razón
c) Yo estoy (estaba y para no variar) equivocada.
d) Mi gato no pudo salir a tomar el sol.

Bendito descontrol.

Ya no hablaré del tema.

Por el momento.

D.

6 comentarios:

BRAINWASHED dijo...

Ja,ja!!!, es necesaria la independencia en algún sentido en cierta etapa de nuestra vida, se sufre más de la cuenta, ó por lo menos a mi me pasó...y créeme que no ganaba 9 mil pesos al mes, esa cifra me sonó a piropo!!

Saludos!!!

Mar dijo...

Álex: ¿Ganabas más de nueve mil pesos o menos?

Darina: la entrada es buenísima. Gracias por citarla.

Ahora sé que estoy condenada a vivir en la casa paterna forevermente.

Pequeña Saltamontes dijo...

Qué cosas... yo nunca pensé en "independizarme" y ocurrió de manera involuntaria.

Y aunque no pueda pagar sola una renta ni considere que ya dejé definitivamente la casa de mis padres, he vivido en relativa independencia por 6 años.

Nada mal para alguien que no iba al centro de la ciudad sola :P

Darina Silverstone dijo...

Bueee... Braiwashed, hay que tomar en cuenta la variación en las rentas.

Por ejemplo, hoy platicaba con el diseñador que en las cercanías de Toluca una casa podía ser rentada por 8 mil pesos, mientras que en la ciudad de México, un departamento mucho más pequeño y en una zona "tranquila" podía ser rentado en 6 mil o hasta en más...

Mar:

En realidad no es una entrada, sino un correo personal, el cual tuve que reproducir porque lo ameritaba.

Pequeña Saltamontes:

Yo he ido sola al centro, pero me da miedo. Je, je.

D.

Juan dijo...

te da miedo ir sola al centro? no maaaaaaaaa

y sí, creo qu ya piensas en independizarte ¿verdad?

Suena bien, quizas yo pronto también

Darina Silverstone dijo...

Juan:

Si me da miedo, como muchas otras cosas en la vida que hago, como cruzar las calles que no tienen semáforo o viajar en una pesera donde escuchan reguetton.

Me avisas cuando te mudes, pa´regalarte un sartén o algo así.

D,