Darina con alas

Ágora, de Alejandro Amenabar

04 octubre, 2010
Cuando te avisan que vas a ver una película del director de "Los otros", "Tesis", "Abre los ojos" y "Mar adentro", seguro pones un poco más de atención...

Sobre todo porque entre estas películas hay unas historias realmente notables y una realización muy particular.

De hecho, la forma no es algo que se le pueda criticar a Alejandro Amenabar, que en su cinta "Ágora" no escatimó recursos: los escenarios fastuosos, las escenas llenas de extras y hasta la presencia protagónica Rachel Weisz muestran que "por ganas no quedó".

Sin embargo, al ver esta historia en muchos momentos dan ganas de levantarse a tomar aire, pues no goza de integridad narrativa y hay momentos francamente desesperantes.

El argumento inicial es bueno: se nos cuenta la historia de la filósofa, astrónoma y matemática Hipatia de Alejandría, quien fue lapidada y descuartizada por los cristianos, por considerarla una hereje.

El escenario es también interesante, puesto que se desarrolla en la Alejandría Romana, en un momento en que la transición entre las religiones paganas y el cristianismo creaba una gran cantidad de enfrentamientos religiosos (cuestión que está bastante bien plasmada).

Por desgracia, los enfrentamientos se disuelven entre varias subtramas que resultan poco creíbles y hasta molestas, en el interés del guionista de darle credibilidad al escenario que nos pinta.

Mi inconformidad hacia la película reside en que al no plantearse un conflicto de manera clara, la atención se dispersa y esto vuelve la cinta muy pesada, difícil de digerir.

Para mí hubiera sido suficiente con que se concentraran en la vida de Hipatia...

Si ustedes tienen ánimo de ver una gran producción, al viejo estilo de Hollywood o gustan de admirar la belleza de Rachael Weisz, puden ver Ágora.

De mi parte sólo tiene dos estrellitas y, para más información, consulten el Blog de Cine

D.

2 comentarios:

Pequeña Saltamontes dijo...

No sabía que le había pasado eso a Hipatia.

Me hizo pensar en a quiénes lapidamos y descuartizamos en la actualidad y en cómo generaciones posteriores creerán que éramos unos ignorantes.

Digo, no tiene que ver con la peli, pero se me ocurrió :P

Darina Silverstone dijo...

Pequeña:

Es una historia muy triste.

Creo que te gustaría

D.