... tú sólo sirves para escribir.

09 enero, 2011
De las muchas cosas que dijo Mario Vargas Llosa en su aceptación del premio Nóbel de Literatura (sobre los méritos de este premio no voy a discutir aquí), lo que más me conmovió fue aquello que menciona en relación a su esposa, la mujer que le soluciona la vida.

En este discurso, Vargas Llosa asegura que su mujer, riñiéndolo por su incapacidad para ocuparse de los asuntos prácticos, le dice:

- ¡Ay, Mario, tú sólo sirves para escribir!

Esto, la absoluta certeza de que alguien tiene una auténtica vocación, que provoca que otras áreas de su vida queden deslucidas y trastocadas, del orden de lo usualmente establecido, es lo que siempre he querido...

Por eso, no pude más que sentirme conmovida, cuando a mi correo llegó un elogioso comentario, que tengo que compartirles, porque de verdad he estado pensando en estas palabras y quisiera agradecerle publicamente a Daniel Barbosa, lector de este blog, por su comentario:

"me transportas por un momento fuera de la razón, dónde disfruto de la magia que tienen las palabras, Darina, tus palabras hacen que me sienta enamorado de la vida, me arrancan un hondo suspiro y me siento feliz de disfrutar por un momento de lo que logran las palabras, queria que lo supieras para que no se te acaben las ganas por escribir, leerte es delicioso es magico es paz,

 dicen que un sabio ni adula ni critica pero yo no soy un sabio."





En realidad yo tampoco soy escritora, pero nunca me he propuesto dejar de escribir, todo lo contrario, mi intención es seguir haciéndolo.

Tengan una hermosa semana, nos escribimos y nos leemos...

D.

4 comentarios:

Juan dijo...

¿ves? si te digo que eres buena!

este chico Barbosa es alguien famoso?

y.. ups! Benedetti nunca ganó el Nobel, creo que te confundiste con Vargas Llosa

Darina Silverstone dijo...

Juan:

Cierto!

Ja, que brutis.

Ya está corregido, un abrazo.

D.

Juan José Mérida dijo...

Estuvo bueno el llanto de Vargas Llosa.

Saludos.

Darina Silverstone dijo...

Juan:

Sip!

Y el Oscar es para...

D.