Darina con alas

Despedir una época

28 enero, 2013
El decirle adiós a una época es difícil. A veces las épocas pasan y no nos damos cuenta de ello.... así es un poco más sencillo dejarlas ir.

Pero cuando algo definitivo nos indica que la época ha terminado, es innevitable sentir esa punzada de dolor en el corazón y en la boca del estómago.

Me he quedado sin lagrimas y he perdido varios kilos (no a causa de las lagrimas, sino de la falta de apetito) al terminar una época.

He visto mi cabello caer, como alguno de los signos de cambio de épocas de mi vida. También me he parado en estaciones de autobuses y he visto como toda una época se alejaba por la ventana o se marchaba en cuatro ruedas.

Hay épocas que terminan con el lento paso de la marcha nupcial y otros con el igualmente cansino bajar de una polea hasta el sitio del descanso eterno.

Hubo una época de mi vida que terminó cuando alguien quitó un bastón de la pared. Y otra época que estuvo rodeada de un halo de felicidad, que terminó al son  de un mariachi...

Sí. Vemos el fin de una época a veces de rodillas, a veces de pie. A veces vestidos especialmente para la fecha, a veces en jeans y metiendo las manos a los bolsillos, encogiendo los hombros. Vemos el final de épocas completas de nuestra vida mientras los demás caminan indiferentes alrededor o mientras otros lloran o aplauden.

Vemos el final de las épocas más importantes y a veces sólo el tiempo firma como testigo.

D.

0 comentarios: