Darina con alas

Reflejo

06 enero, 2017
Cariacontecido, así el reflejo de la luna en el agua se escurrió de mis manos. Esa luz se filtró entre mis dedos y volvió a la oscuridad, confundida entre el resto del agua sin reflejos que dormía en la fuente.

No quedaba más que el frío de la noche. Mis nalgas llevaban horas esperando que tu silueta se perfilara en la puerta del bar.

No sabía cuanto tiempo había pasado desde que recibí la llamada de mi amiga Laura, quien me alertó que estabas con otra chica en ameno brindis de año nuevo.

- No parece una amiga, debo decirte... - Soltó Laura, como un disparo, agudo y veraz, que atravesó mi corazón y mi cabeza a un tiempo.

Me envió una ubicación: un bar de Polanco, de esos que nunca frecuentamos, que decía era excesivos en sus precios y minúsculos en sus porciones.

Pero allí estaba la insidiosa foto que Laura había tomado de lado, con esa chica de cabello corto y pelirrojo, cortada como un duende o un hada. Que sé decir yo, que llevo años sin ir a la peluquería.

Su vestido azul, sus joyas doradas y esa sonrisa.

- ¡Claro que es él! - Me dijo anonadada mi amiga - ¿Por quién me tomas? Si hemos cenado ya un par de veces con ustedes. Lo reconocí de inmediato.

Ella no se quedó a cenar. Llevó a su nueva cita a otro bar, temerosa de que escaparas al verla.

Yo tardé menos de media hora en llegar al barecillo, pero no me atreví a entrar. Ni siquiera me animé a echar un vistazo desde la vidriera. Allí estaba, ridícula, afuera, imaginando escenarios posibles, pensando como te echaría en cara que fueras por tragos caros con esa pelirroja.

- Tiene los ojos azules - Soltó Laura, además. AZULES.

Mis dedos estaban fríos. Apenas y había llevado una bufanda y un saco que pesqué del perchero, ese que elegimos juntos cuando nos mudamos a vivir a ese departamentito que tanto nos costaba mantener y tan a gusto nos tenía.

O eso creía yo. Ahora todo era un mal sueño, un reflejo amargo de una realidad alterna, como si de pronto me hubiera percatado de vivir en un mundo bizarro y cada uno de los bordes me hiciera daño.

Por fin saliste. Le acomodaste el abrigo a la chica pelirroja: un coqueto abrigo blanco que contrastaba con su vestido azul marino. Ella te agradeció con un beso en la mejilla. Paró un taxi de la calle y se subió, mientras tu marcabas al teléfono.

Algo en mi bolsillo vibró.

- ¡Hola! - Escuché tu voz del otro lado del teléfono. Cerca. Lejos.
- Hola.
- ¡No creerás lo que pasó! Me encontré a mi ex jefa, ¡Karina! ¿Te acuerdas de ella? Fuimos por un trago. No tardo en llegar.
- Ah! Excelente, debes contarme que tal. Salí a cortarme el cabello, pero vuelvo luego.

Colgué.

Debía conseguir unas tijeras.

D.

0 comentarios: