21 julio, 2018

Asomarse al pozo

Alguna vez Y. citó esa frase en la que decía que "Cuando te asomas al abismo, el abismo te devuelve la mirada".

El otro día platicaba con D. que la terapia me parecía algo así: asomarse a la oscuridad y que esa oscuridad interior te devolviera la mirada.

La verdad creo que es un trabajo que uno debe hacer cuando esté listo. (Cuando el alumno está listo, aparece el maestro).

Así que empecé a ir a terapia. He sido una experiencia interesante. Me dejan tarea. La tarea me gusta, en general.

¿Qué tipo de tarea?

Casi siempre es hacerse preguntas. Estas me las encontré, pero es el tipo de cosas que me preguntaría:

1. ¿Dónde estabas emocionalmente hace un año?

Tenía muchas expectativas respecto a la posibilidad de irme a vivir a Guananjuato un mes. Me sentía optimista por mi equipo de trabajo nuevo y mi recién estrenado liderazgo. Estaba muy orgullosa de empezar a dar clases la la U.S.

2. Algo para agradecer y dejar ir

Quizá sea tarde, pero creo que ya debo de despedirme de la aventura Cervantina; pasé un gran rato persiguiendo molinos de viento.

3. Menciona cinco actividades que te relajan

1. Escribir (el sonido sobre el teclado me gusta mucho)
2. Bañarme con agua tibiecita y con perfumes, aceites o sales de baño
3. Ordenar o tener un sistema para dejar las cosas organizadas, por colores o con algún otro sistema
4. Romper papeles usados por los dos lados
5. Yoga

4. Describe la última vez que te divertiste y te hizo sonreír por días

Una clase para aprender a hacer pasta

5. Algo para mantener que te hace verdaderamente feliz

Mi gata  =<^.^>=

D.




Regreso a clases

J. salió un poco mareada de la consulta. Le habían hecho muchas preguntas; también contestó varias pruebas y le pidieron hacer un dibujo. ...