Pequeña serenata obscena para una orquídea

22 abril, 2007
Ayer me quedé pensando en las fotografías que no le revelaron a Alejandro, quien tomó de cerca los vellos pubicos de una de sus modelos. Le retuvieron en el estudio sus impresiones por calificarlas de obscenas...
Lo cierto es que los límites entre lo erótico (que se califica como una invitación a lo sensual) y lo obsceno (que según el diccionario es lo mismo, pero hecho con más torpeza) varian de un ojo a otro.
Ese arte de desabrocharse un botón para parecer sensual sin caer en la pose más francamente lasciva que devele nuestras ganas haciendonos ver más animales que culturales... Es una delgada línea roja fácil de cruzar.
Por lo que a mi respecta, creo que hay cosas calificadas de obscenas que me parecen eróticas y viceversa... Como siempre, las abrumadoras mayorías se contraponen a mi juicio.
Yo pensaría que los vellos pubicos son eróticos en una fotografía bien lograda... Y obscenos si, como Gloria Trevi, los pega uno en un calendario para venderlos al por mayor.
Lo burdo del acto le da caracter de obsceno a lo que en circunstancias normales nos daría hasta ternura...
Recuerdo la segunda parte de aquella película de Ben Stiller "Conociendo a los padres", en donde Barbra Streisand interpreta el papel de una terapeuta sexual especialista en personas de la tercera edad. Lo que podemos calificar de obsceno no es que las personas de la tercera edad tengan relaciones sexuales (lo cual es saludable y benefico), sino la torpeza con la que se muestran en esta cinta.
Otra película en donde se puede uno reír del caracter juguetón de la obscenidad es Little Miss Sunshine, donde la protagonista realiza un Striptease motivada por el entrenamiento que recibió de su abuelo.
Lo realmente obsceno es el contraste de la niña con el resto de las competidoras, que hacen lo posible por lucir "sensuales" en sus actuaciones como adultas...
Por otro lado, cuando uno hace de la torpeza su bandera puede disculparse con el mundo por ser tan obsceno con un gesto de bochorno sincero, como el de aquel hombre que lleva serenata a las dos de la madrugada y se disculpa con los vecinos por el ruido.
¿Es obscena una orquídea cuando se abre? Como diría aquella cita zen... "Sólo si hace ruido"
D.

3 comentarios:

Yareli dijo...

Ahhh me encanta la pequeña miss sunshine! creo que tomaré un par de consejos al gruñir jaja. Es cierto, la linea entre el sensual y lo absurdo es pequeñísima...yo veo a veces esas prendas para hombres con elefantitos y me pregunto si en realidad se venden. Ah, te regalaré una orquidea ahora que tenga dinero.

Indigente Iletrado dijo...

Leyendo sobre 'Lolita' alguna vez recuerdo que algunos le consideraban una obra peligrosa. Por haber conseguido que algo 'obsceno' como la pederastía resultara atractivo, empático e incluso emotivo; erótico. Así pues, es una línea deslgadísima que sólo algunos pueden cruzar intactos.

Darina Silverstone dijo...

Hola Yare:

Si, caray... que película más divertida.

Me encantan las orquídeas, aunque me da pena que sean tan frágiles.

Indy: Si, recuerdo que en el documental sobre Naboko que pasaron en el 11 muchos lo acusaron de ser pederasta...

Pero creo que cuando uno cruza los límites no hay que aspirar a cruzar intactos, sino por el contrario... a ser tocado por la experiencia de pasarse de la raya.

D.