Bouquet

03 mayo, 2007
Ayer tuve dos sueños. Uno de ellos tenía que ver con el día de las madres. Supongo que después de todo tanta publicidad subliminal si hizo su efecto y me encontraba de compras en un centro comercial, en donde en la sección de jardinería tenía una promoción especial para que armaras tus propios ramos el día de las madres.

En cada estante había un tipo de flor (rosas, claveles, gardenias, pensamientos) o plantas de decoración (hojas de dólar, ramas de pino, flores secas de color lavanda, espigas de trigo) con los que podías armar tu propio "original diseño de adoración filial"

Pensando que me resultaría más barato... (jo, que ingenua yo) me puse a cortar flores del supermercado y armé un colorido conjunto lleno de pensamientos y violetas silvestres, cuyo precio por alguna extraña razón nunca pude ver.

Luego, en un estante diferente, compré un vidrio de cristal cortado y llevé mi arreglo floral a la sección de "Facturas" donde me aseguraron que todo me había salido al muy razonable precio de 25 pesos. (Que genio de las finanzas soy, dios mío...)

Al llegar a la caja y pretender pagar con la morralla oficial que acompaña a toda buena desempleada me encontré (oh, desgracia) con que el precio total del arreglo era de $550 pesotes...

Y además de atacarme y correr con el tipo de Facturas para reclamarle, llegué a un acuerdo financiero: me dieron las flores por 100 pesos y agregaron de regalo un desodorante de conocida marca para hombres que quieren volver agresivas a la mujer más tierna...

Publicistas... Illescas tenía razón, si son perversos... Igual que en Futurama se meten hasta en mis sueños.

D.

3 comentarios:

El David dijo...

En mi ultimo sueño yo estaba borracho. Si creo que fue ese el ultimo.

No recuerdo a ver soñado con desodorantes, pero si con detergentes.

Yo no regalo arreglos florales, yo soy de los que dan la maceta.

Indigente Iletrado dijo...

Chale.

Ya eres uno de ellos.


Ya sueñas con marca y precio. Que miedo.

Darina Silverstone dijo...

David:

Los detergentes me gustan. Creo que me paseo a propósito en ese departamento del supermercado.

Pero sólo un ratito, en mi casa no me gustan tanto.

Mi mamá también prefiere las macetas, eso de los ramos de flores la deprime, porque se mueren.

Indy:

Justo. Decía que nunca supe el precio de las flores. Tampoco tenía marca el clavel y la rosa.

D.