El mar mayor

03 julio, 2007
Cuando confluímos es como reunir la lluvia en los ríos y el desembocar de estos en un mar mayor, de profundidades insondeables, de azul profundo, de salpicar frío y reconfortante en la sequedad de un mundo árido.
He creído llegar a los límites del amor, a las profundidades del abismo... pero cada vez que creo entender y cuantificar el mar, viene una ola nueva que deja su marca sobre la arena. Así como el mar no sabe su profundidad, yo no sé cuanto te amo...
A veces siento que la vida me provoca golpeandome en la cara. Siento el sabor salado de mi propia sangre en la lengua y me bebo ese sabor a desconcierto a pequeños sorbos amargos... Te he besado con la boca llena de duda, con los ojos cerrados y el corazón abierto, vertiendo preguntas sobre tus propias heridas, sobre tus cicatrices.
Nos sumergimos en noches oscuras en el mar mayor... Quedamos envueltos por la frescura incierta de su oscuridad acuosa. Deslizamos dedos por la arena y nos besamos, pensando en el pasado... sin querer tocar el porvenir, pues sólo por hoy somos uno con el agua.
D.

2 comentarios:

Natalia M dijo...

ya llevas muchos verbos!! jeje el mar, very bonito, te mando saludos, nomas que en combinacion con el sol me dejaron toda ardida!!

Darina Silverstone dijo...

Si!

Que loco... pensé que repetiría verbos más segudo.

Pero creo que hacemos muchas cosas a diario.

Acá los días estan nublados.

Luego llueve.

Ay! Se me olvidó meter la mochila que lavé...

Chale.

D.