Los sucidas, las lunas y los puentes

25 octubre, 2007
Ayer me quedé viendo la luna desde el puente más cercano a mi casa y me acordé de la vez en que Gabino me dijo que los puentes eran para los suicidas...

A mi nunca me han dado ganas de saltar de un puente, aunque estando al lado del metro a veces me dan ganas de saltar.

Ahora que están construyendo un puente cerca de la estación Ciudad Deportiva, me he puesto a pensar en las posibilidades de que ese sea un maravilloso trampolín para suicidas...

Los suicidas salen más en luna llena, no sé si por el flujo luminoso del satélite que impulsa a la locura romántica, como resultado de los desamores y las frustraciones que ocasiona esta vida nuestra...

Ayer me quedé viendo la luna, su dulce rostro me pidió un beso.

D.

6 comentarios:

Indigente Iletrado dijo...

Luna sonsacadora.

Alcahueteando besos y convenciendo suicidas de la nobleza de su salto.

Fémina. Hermosa embustera, al fin.

Juntacadaveres dijo...

ahhhhh! me acordé de una rola del Bunbury:

"En el fondo del espejo
Alicia ni supone, ni piensa
con la luna por cerebro.
Alicia en su pensamiento
tirando del hilo de su enredo.
Alicia en el laberinto
Sin minotauro, me llama: íteseo!"

P.D. Hagas lo que hagas, no saltes. Mejor quédate al lado del puente y vé cómo otros lo hacen. Lindo deporte ese de contar desbarrancados. je!
Saludos

Yareli dijo...

También vi ayer la luna, había decidio hacer a un lado ese mito de que las lunas de octubre son las más hermosas...´la malvada hizo que me mordira la lengua, justo antes de que acabe el mes.

Mar dijo...

A mí me gustaría morir así. Saltando de un puente y con luna llena.

Pero soy tan miedosa...

Me gusta mucho lo que tomas de referencia para inspirarte. Eso, eso me gusta mucho.

Darina Silverstone dijo...

Indigente:

Ya sabes. Tú que conoces de mujeres malvadas...

Junta cadáveres:

Je, el hombre perfecto para hablar de este tema.

Yare:

Nunca menosprecies el poder evocativo de una canción vieja...

Mar:

Moriras en una cama rodeada de nietos, no te engañes.

D.

Pequeña Saltamontes dijo...

Me gustó el comentario de indigente iletrado.

Ah, la Luna, musa de poetas, inspiradora de bellas palabras.

También convierte a los hombres en lobos...