Atrapada en los sesenta

26 noviembre, 2007
A Juan Carlos le sorprendió mi entrada en referencia a una canción tan ñoña como "La consentida de mi profesor"; pero es que yo tengo una fijación con esa época de crinolinas y copetes esponjados.

Esa expectativa que me causan las chamarras de cuero y los convertibles descapotables, sólo se calma con una malteada con popote y una hamburguesa con queso amarillo...

Me gustaría escuchar Spanish Harlem caminando por las calles con ligeros brinquitos... O que Enrique Guzmán (de joven, ah, que guapo era) me pida que lo mire a los ojos para saber si siempre estuve enamorada de él.

Quizá porque mi hora de llegada a casa era a las 11, o porque los besos siempre fueron para mi la frontera a vencer... pero esa ingenuidad picara de las rolas de esa época me acomodaba muy bien y durante mucho tiempo mi canción favorita fue:

Yo no quiero ser
de las que dicen que te quiero...
pero soy, lo soy...
Y yo no quiero ser de las que lloran por tu ausencia, pero soy...
lo soy...

Y no me da vergüenzaque tu sepas que te quiero...
porque es este amor tan grande...
que donde quiera que tu vayas, mi amor te seguirá...
a ti.

Tú estarás con ella y me verás reír a mi... yo sé que sí, lo sé.
Oirás palabras que yo te decía a tí, yo sé que sí... lo sé.
Y si algun día quieres regresar... No tardes vida mía, dejame enseñarte...
Que nadie te ha querido y por siempre te amará como hago yo:
lo sé.

D.

10 comentarios:

Juan Carlos dijo...

noooooooooo, May, creeme que convertirte en la nueva Angelica María es lo más anticool que puedas imaginarte, y eso no es loque quieres, '¿verdad? jeje

Yareli dijo...

Oooye!!! a mi me encantaba...espera, aun me encanta esa rola, y odié un poco a rocio durcal cuando lo vi en una película besándose con enrique my love...además también tengo fijación por los hombres en chamarra de cuero y cabello brillante -babeando el teclado- los setentas eran la onda!

Andrea al Natural dijo...

Era una gran rola, lástima que a mí los profes ni siquiera me odiaban, simplemente no existía para ellos, jaja.

Mar dijo...

Ay, Enrique Guzmán? Guapo? Jamás me ha parecido así, con ese lunar horrendoso que tiene en la cara!!

La nueva Angélica María. Jajá.

Yo tampoco quería ser de las que llorar por las ausencias, pero también lo soy, lo soy.
Ash. Entonces la rolita aplica para mí también.

LAGARTO dijo...

es primera vez por tu blog y relamente me agrado asi ke lo visitaremos frecuentemente, en cunto alo que dices hay veces ne las que me preguto hubira sido bueno vivir en esa epoca,cuando la imaginas es en blanco y negro, bailar en los cafes catantes o ir las famosas tardeadas...

Mar dijo...

Ay, me gustaría borrar mi comment, pero como soy bien machita me aguanto y mejor publico una fe de erratas.

Sí, me confundí con Alberto Vázquez. Jo.

Darina Silverstone dijo...

No, fijate que Angelica Maria nunca me gustó...

Además besaba a Enrique Guzmán!

Que rollo.

Yare:

Ah! Tú si sabes, por eso me caes tan bien... Jo. jo. Que buen gusto.

Andrea:

Bueno, al menos existías para tus compañeros... Eso es aún mejor.

Mar:

Je, esa rolita es útil. Todo terreno.

Lagarto...

Si, yo siempre me quedé con ganas de ir a una taredeada! Que envidia, caray.

Mar: Errata justificada, mare...

Cuidate.

D.

Jose Antonio dijo...

Esa epoca tambien me encanta... Busca los "pin ups" por ahi en internet, te pasaras unos buenos ratos.
bonito blog. www.proyectomedico.com

Indigente Iletrado dijo...

(8) fue un café...

Pequeña Saltamontes dijo...

Yo estoy atrapada en los setenta.

En la música disco setentera... en inglés.

Pero había una canción que me gustaba:

Si te acercas mucho
me pongo nervioso
basta que me mires
y me vuelvo loco
hay una luz encendida
por donde caminas
y tú que ni te fijas


Ah... qué tiempos.