Entre espadas y corazones

31 mayo, 2008
El día de ayer, cuando venía de regreso a casa, en el mítico caracol que separa el paradero de Pantitlán de la Avenida que me lleva a mi hogar, vi tirado un mazo de cartas españolas.

Me quedé pensando en los reyes de la baraja, que montan a caballo... En particular recordé al Rey de Espadas, con el filo desenvainado, la mirada desafiante, el porte regio...

Contrario al rey de la baraja inglesa, que, a pesar de las florituras, siempre me ha parecido más anodino, como si lo hubieran estrellado contra un cristal.

De acuerdo a mi madre, hay una equivalencia entre la baraja española y la baraja inglesa, en la que los bastos corresponden a las picas, los oros a los treboles, espadas a los corazones, las copas a los diamantes.

Quizá lo de las picas lo entiendo... por aquello de lo violento que se ven; el oro y la suerte... quizá también sea entendible; las copas y los diamantes: puro depilfarro...

¿Y los corazones y las espadas?

¿De dónde tanto filo, tanto derramamiento de sangre? ¿De donde tanto dolor?

Casi se me pasa la parada por estar pensando...

D.

2 comentarios:

Yareli dijo...

Ya sabes, no amor sin dolor...luego pienso en la epoca medieval, pff cómo derramaban sangre por amor. Me acordé de Uther e Ingaine, los padres del Rey Arturo. Besitos!

Darina Silverstone dijo...

Ah!

Tu sabes mucho de medieval, Yare.

Y te abrazo.

D.