De saber que vendrías te tendría un pastel...

19 junio, 2008
Hoy, 20 de Junio, es cumpleaños de una de mis mejores amigas, Jeanine.

Así que vengo de tomarme un cafecito con ella, con mi otra mejor amiga, Laura, y de comer pastel (que en el caso de la cumpleañera fue de queso con zarzamora, aunque yo no probé ese, sino de otro de manzana muy bueno, que pidió Laura).

Escuchamos a Sabina, en el café. Bueno, yo lo escuché, porque a ella no le gusta.

Platicamos de envejecer, de la crisis de los middle tweenty, de la crisis post carrera, de como hacemos para sobrevivir con lo que ganamos, de los hombres que tuvimos y dejamos ir, de los hombres que nos tuvieron y nos dejaron ir...

Volvimos a planear proyectos, castillos de arena y niebla.

Tomamos café, de ese que me pone loca. Hablamos de donde estaba nuestros compañeritos (a los que todavía les seguimos la pista) planeamos irnos de vacaciones (someday)

Cosas así.

Me siento bien, ese tipo de cosas siempre te reconfortan. Ahora pienso que debo dormir, pero quisiera poder disfrutar un momento más esa sensación de protección y calidez que queda cuando tus amigas y tú se reunen a comer pastel.

D.

6 comentarios:

Indigente Iletrado dijo...

Lo siento.

No puedo felicitarla si no le gusta Sabina.

Mar dijo...

Jajajá. Qué sentidazo don Indigente.

Cierto.

Esas pláticas llenas de someday's son rebonitas.
También los pay de queso con zarzamoras y las pláticas sobre las crisis de la vida lo son.

Hasta me dieron ganas de ir por mis amigas a quejarme de los hombres que tuve y dejé ir y viceversa, y sobre la crisis de desempleo postuniversitaria y así.

Anónimo dijo...

NO LE GUSTA SABINA!?!?!?! De segurito tiene con la coleccion de Luis Miguel.

Esteee... cuando te podré invitar uno de esos cafes que te ponen loca????

Yareli dijo...

Yo te abrazo. Hace mucho que no tengo esa sensación de confort y protección que te da una buena charla con amigas. Creo que no sé tener amigas :(

Ladahir Mebarak Haddad dijo...

“quisiera poder disfrutar un momento más esa sensación de protección y calidez que queda cuando tus amigas y tú se reunen a comer pastel”… órale. El pastel de zarzamora no sólo engorda, sino que reconforta.
La crisis de la mitad de los veintes… ¿Qué clase de crisis se puede tener a mitad de los veinte? Me temo que ninguna.
A los veinte años [y a mitad de los veinte años] se es joven. Se puede viajar y tener una amor en cada puerto. Uno puede salir de marcha cada noche y embriagarse hasta rodar por los suelos. Las posibilidades a los veinte años [y a mitad de los veinte años] son infinitas. Es cuando uno trabaja sólo para satisfacer sus vicios y caprichos. A los veinte [y a mitad de los veinte] se puede dilapidar el dinero de manera inconsecuente.
Cuando uno tiene veintitantos uno tiene que hacer malabarismos para administrar tanto tiempo libre y dejar pasar las fiestas y sólo atender a las mejores fiestas.
A los veinte [o a mitad de los veinte años] uno sabe perfectamente bien que uno es dueño de su futuro y que todo está solucionado.
¿O… no?

Darina Silverstone dijo...

Indigente: No te preocupes.

Mar: Ve! Ve! Es bonito. Te hace bien. Lo malo es que engorda.

Anónimo: Quien me invite café, tiene derecho a escuchar mis locuras. (Y mis chistes malos)

Yare: ¡Si sabes! Yo te he visto. Además somos amigas. Y comemos pastel... Yo sé de eso.

Ladahir: No responderé a tan bonito sarcasmo por temor a arruinarlo...

D.