Darina con alas

Amigos

13 octubre, 2008
Este fin de semana fue dedicado a mis amigos.

Me reí, lloré, subí escaleras con libros, me enojé, me sorprendí.

Festejé y me entristecí.

Esperé y desee con el corazón que estas personas a quien me he encontrado en el camino de la vida tuvieran un mejor año.

Debo confesar, con verdad, que ha sido un período pesado para todos. Quizá las cosas cambiaron con más rápidez de la que esperabamos.

Las enfermedades, la muerte, el desánimo, las mudanzas, los finales, los empiezos inesperados, embarazos no planificados, rupturas trágicas y en medio de esto, el café, los libros, la esperanza de que con toda la música del mundo, esta siga sonando en algún rincón del alma para darnos pie a empezar a bailar de nuevo, retomar el paso.

Hoy vi Sex on the city.

Yo no uso tacones, pero siempre que he trastabillado he podido recobrar el paso. A ver como salgo del baile de hoy.

D.

4 comentarios:

Believer dijo...

a mi no me viste, ¿no soy tu amigo?

jeje

nada, nada, olvida el chantaje, jejeje

qué bueno que te la estés apsando bien

Mar dijo...

Sentí como que era diciembre. Jajá.

Larga vida a las series norteamericanas que reajustan nuestros ideales. ¿No?

Anónimo dijo...

Mmmmm... las mujeres siempre tienen la salida perfecta para todo: LLORAR.

Si estan contentas lloran, si estan tristes lloran, para todo lloran.

Y lo peor es los hombres que les creemos sus llantos...

Darina Silverstone dijo...

Beliver:

Ah, pero contigo platico seguido.

Eso debería contar.

Mar:

Yo hago recuentos más seguido, para que no se me junte todo.

Anónimo:

El hombre es fuerte por la razón, la mujer es invencible por las lágrimas.

Dicen.

Yo digo que exageras.

Pero llorar libera, deberías intentarlo alguna vez.

D.