Darina con alas

¿Puede usted decir tres defectos suyos?

19 julio, 2009
Recuerdo la primera vez que me pidieron enunciar mis defectos en una entrevista de trabajo.

Alguna vez respondí en un chismografo a la misma solicitud, aunque tenía 12 años y no recuerdo que puse... Seguramente mencioné mi nariz, porque nunca me ha gustado.

Y esa vez, en la entrevista, realmente me pusieron en un aprieto... (Ya no podía mencionar lo de mi nariz)

Creo que ese sería mi primer defecto. Soy totalmente falta de autocrítica.

Muchas de las cosas que realizo me parecen bien y a veces me excedo al considerarme una buena persona... aunque no creo que sea bueno mencionarlo en una entrevista de trabajo.

Otra cosa en la que no soy buena es en las confrontaciones... suelo salirme siempre por las tangentes y mientras más retorcida la divergencia, mejor.

Quizá el otro defecto inmencionable en las entrevistas es mi testarudez legendaria, atribuible generalmente a que soy una digna representante de los tauro y cuando se me mete una idea entre ceja y ceja es dificil sacarla...

Pero si le dijera esto a los entrevistadores seguramente alzarían una ceja, así que ahora me encuentro en la busqueda de defectos inocuos que puedan ser mencionables.

Se aceptan sugerencias.

D.

6 comentarios:

David M. dijo...

Los mecanismo de defensa nunca nos dejaran hacernos daño!

Marisol Irais dijo...

Eso es siempre una complicación innecesaria, ¿de verdad creen los entrevistadores que vamos a ser 100% sinceros?

Yo siempre me invento defectos nuevos que parezcan perdonables y que puedan verse como virtudes...
La última vez que me preguntaron eso en una entrevista dije que mis defectos eran: ser muy obsesiva y perfeccionista (lo cual tiene su lado positivo), ser desesperada y querer todo bien y a la primera...y ser dormilona. Eso siempre les da risa. Aunque yo se bien que tengo otros defectos mucho peores e inconfesables en una entrevista de trabajo.

Mar dijo...

Para efectos de entrevistas laborales siempre es bueno mencionar defectos medianamante nobles o inofensivos, o aquéllos que hasta son útiles como ser perfeccionista (aunque si yo fuera la reclutadora expulsaría de la lista a cualquiera que enlistara este defecto).

Realmente creo que son pocas las personas que nombran o enlistan sus defectos reales, como "soy flojo, siempre haré menos del trabajo que me toque" o "soy mentiroso y me encanta meter cizaña en donde me paro".

Nah.

Yo diría que el argumento de la nariz es excelente.

Mar dijo...

Ay. No había leído el comentario anterior.

Yo descalificaría a Marisol si fuera mi entrevistada. Sí, señor.

Pequeña Saltamontes dijo...

Uy... yo tampoco sabría que decir.

Porque creo que todos mis defectos tienen una raíz: la neurosis.

Darina Silverstone dijo...

David:

Si, creo que es una broma mal elaborada... ¿que tipo de persona habla mal de si misma en una entrevista de trabajo?

Marisol:

Defectos que puedan verse como virtudes... De hecho Nezumi siempre decía que nuestros mayores virtudes eran a la vez nuestros mayores defectos. ¿Será?

Mar:

Evidentemente, si alguien te dice que es muy perfeccionista eso podría ser descontado de la lista...

Al menos como entrevistador podrías decir: "Bueno, ya hablando en serio... digame TRES defectos"

Pequeña Saltamontes:

¿La Neurosis cuenta como defecto?

Igual tampoco es tan buena idea confesar que soy una neurótica, aunque la mayor parte de los indivudios "normales" lo somos.

D.