Darina con alas

Sonámbulos

13 septiembre, 2009
En los sueños cualquier cosa puede pasar. Pero hay momentos extraños, entre la vigilia y el sueño, en que también ocurren cosas curiosas.

De niña solía caminar por la casa medio dormida y en pijama, con los calcetines puestos, contra el frío. Mis papás dicen que llegué a visitarlos para contarles medias historias, que ellos escuchaban también adormilados.

Dicen que si en tus horas de vigilia te repites "esto es un sueño", puedes llegar a controlarte a ti mismo en los sueños... y entonces decidir si quieres volar, puedes tirarte sin miedo de un precipicio.

No sé si hay muchos sonámbulos que se tiren por la ventana, pensando que sueñan...

Yo recuerdo haber soñado con comer helado y despertar con la boca fría. Me pregunto si también podría soñar que vuelo y despertar en caída libre.

D.

3 comentarios:

Mar dijo...

Ah, sí. Lograr la consciencia dentro de un sueño es uno de los grandes principios de la filosofía gnóstica.

Dicen, pues, que es uno de los primeros avances para conseguir los viajes astrales.

Yo nunca he despertado con los pies llenos de tierra luego de soñar que juego descalza en un parque, ni tampoco con la boca helada después de soñar con nieve de limón.

Creo que estoy demasiado cansada cuando me voy a dormir.

Darina Silverstone dijo...

Mar:

Si, creo que esas cosas le pasan a gente que tiene muuucho tiempo libre, como... yo, por ejemplo.

D.

Pequeña Saltamontes dijo...

Creo que a ese tipo de personas les llaman "onironautas" o algo así.

Y conozco a alguien que se hace "chequeos de realidad", para convencerse de que no está soñando.

No sé, se me hace medio loco, pero bueno, cada quién :P

Como sea, la idea de controlar los sueños es muy atractiva n_n