Darina con alas

La bomba

06 diciembre, 2009
"Allá abajo es como desactivar una bomba: no sabes si tocar el cable rojo o el azul.
Llámame anticuada, pero prefiero un poco del viejo "arriba y abajo" y listo..."

Sabias palabras de uno de los personajes femeninos de "Californication" después de pelearse con su marido y vivir su primera experiencia lésbica.

De por sí, a veces dudo de mis capacidades amatorias, pero la posibilidad de intentar que una mujer sienta placer me parece un reto parecido a correr 10 kilometros o escalar el Everest... algo muy complicado de lograr. Creo que principalmente por eso nunca me he embarcado en la aventura de explorar mi bicuriosidad.

En ese sentido, si le doy crédito a los pobres hombres, porque las mujeres somos mucho más complicadas en esos asuntos del deseo: ellos pueden hacer todo lo "correcto" y aún así no lograrán más que un cosquilleo calenturiento, que no se desborda en orgasmo de película porno anecdótico, de esos que les gusta recordar y recontar a los amigos.

Y es que gran parte de la maquinaria del deseo ni siquiera está en los genitales, sino en el cerebro, por lo que hay miles de causas que pueden causar un corto circuito y desactivar la bomba.

Incluso cuando tú, como mujer, tienes todas las intenciones sanas y saludables de tener un bonito y relajante orgasmo, con un hombre al que ya elegiste previamente para esos menesteres, nada garantiza que lo lograrás. De hecho, muchos sexólogos coiciden en que, mientras más tengas la firme idea de lograr un orgasmo, en lugar de propiciarlo, lo puedes inhibir.

Claro, no es que el conteo previo a la explosión de la bomba no sea emocionante, pero pasa como en las películas... si después de la cuenta regresiva no hay explosión, se escucha en la sala un cierto suspiro de "ahhh", entre tristeza y despejamiento de la duda.

En eso pensaba porque, hace un par de días un amigo me presumía: "es que ella llega al orgasmo rapidísimo, es genial". No es que yo dude en las capacidades de mi amigo, pero tal como lo describía más bien me parecía una película porno y me me hizo dudar... ¿No será su pareja una excelente actriz?

D.

6 comentarios:

Yareli dijo...

Vaya....sí, es difícil de creer a historia de tu amigo, la cual espero no cuente mucho por ahí, especialmente a mujeres, se podría llevar una decepción.

Y concuerdo perfectamente cuando dices que a veces lo más sensible no está en los genitales, sino en el cerebro, por eso me gustan las posibilidades...siempre me acuerdo de Eyes wide shut y esa frase que tenía como publicidad: "a quien miras cuando cierras los ojos".

Pero lo más bonito es no tener que cerrar los ojos :D.

B. dijo...

me sorprende que hayas visto Californication,jeje

Mar dijo...

Por eso me gustan más lo hombres: porque son más fáciles de complacer que las mujeres.

Creeré que soy una buena amante el día que logre que una mujer tenga un orgasmo.

Y sí: eso de que te prepares mentalmente para tener un orgasmo puede resultar contraproducente.

Pequeña Saltamontes dijo...

Una vez leí que cuando un hombre te pregunta "¿te gusta?" lo que quiere preguntar en realidad es "¿tuviste un orgasmo y no me di cuenta?"

Y en otra ocasión leí que hay muchas mujeres que nunca han sentido un orgasmo en su vida y que aún así su vida sexual es muy satisfactoria.

Sabe... tal vez cuando recorra esos insondables caminos entienda muchas cosas :P

médico del alma dijo...

Afortunadament conmigo ninguna mujer ha fingido -cof cof- =)

Es q como dijo el buen Fromm, esto d amar es 1 arte y como tal requiere "paciencia, disciplina y fe". A seguir cultivándonos.

Saludos Darina!

Ah y q sexy la nueva "amiga" de Marcy jeje

Darina Silverstone dijo...

Yareli:

Ay! Que bonita frase. La plagiaré. Je, je.

B:

¿Por qué te sorprende? Si en el fondo soy ruda! Ja, bueno, no tanto... pero si me está gustando.

Mar:

Si, creo que es algo comodino... pero darle placer a una mujer es algo de dedicación.

Pequeña:

Si, lo bueno es que eres pequeña, so, no te tienes que preocupar por esas cosas.

Médico:

jaja... que bonito tu comentario, me encantó.

D.