Darina con alas

Los nuevos amores de mis viejos amores y otras cosas del 2009

28 diciembre, 2009
Este año está por terminarse... Y me ha servido de mucho. No puedo cuantificar la cantidad de cosas que he aprendido y el valor de cada una de ellas, pero en conjunto, quiero decir que agradezco infinitamente a la fuerza ordenadora o desordenadora que provoca las cosas y le da cuerda al mundo.

Porque este año:

1. Dejé ese empleo que me hacía tanto mal, que me ponía triste, aletargada, anestesiada, patética, desvelada, nerviosa... (Aunque ese trabajo me hizo perder como 5 kilos, así que al menos debí de agradecerle la buena figura a ese horario matador)

2. Tomé en serio mis cursos para aprender a maquillarme y aunque aún no soy una experta, al menos 4 días a la semana me tomo el tiempo de delinearme los ojos, ponerme sombra y cuidar más de mí, cosa que creo que no sólo yo he apreciado, sino también los demás.

3. Me compré mi primera computadora, mía, de mí, de mi persona y propiedad única y exclusiva... (Eso no parece mucho, pero en una familia que es casi comunista, donde compartimos hasta las chamarras, resulta importante)

4. Aprendí CorelDraw y Photoshop... los principios, vamos, pero lo aprendí. Tal como tenía planeado. Además el curso lo pagué yo, con mis ahorros.

5. Tuve un romance peliculesco, con V. que terminó en descarrilamiento, pero que mientras duró fue bonito y lleno de películas y palomitas (cosa que me encanta en los romances).

6. ¡Conocí a Eduardo Casar y hasta bailé con él...! Vaya, que fue uno de los días más divertidos de mi año y la pasé muy bien en esa fiesta.

7. Fui a tantas entrevistas de trabajo que casi me sentí como artista, al contestar miles de preguntas babosas como "mis sueños, metas, expectativas, temores, virtudes, deseos...". Y creo que con ello le perdí un poco el miedo a las entrevistas.

8. Empecé a trabajar en una empresa que me gusta mucho, sobre todo porque se preocupan por las capacitaciones de su personal y entienden el valor del tiempo libre.

9. Aprendí que nadie es imprescindible, razón por la cual hay que apreciar y aprovechar cada momento que pasamos con los otros, porque hay puestos que vuelven a ocuparse, pero los lazos ya nunca son iguales.

Mis antiguos amores, los hombres que más he querido en la vida, ahora tienen personas nuevas en sus vidas, nuevas novias, esposas, amantes. Y en uno de mis días más tristes de todo el año, tuve que reconocer que yo ya no soy parte de sus vidas. Por eso he ido dejando de enviarles correos y mensajes.

Eso me dejó tiempo para otras cosas... como para pensar en mí, en las cosas que he ganado este año, en las que necesito para el siguiente, en que mi proyecto de independizarme y hacer más cosas por mi cuenta aún es proyecto... pero ya le veo más forma.

Creo que no debo de llorar por todos los besos que perdí por no saber decir "te necesito"; sólo me queda decirles a esos hombres que los amé mucho y que espero que, el próximo año, esa buena suerte en el amor que les llegó a ellos, también me alcance a mí.

D.

6 comentarios:

fher dijo...

Te alcanzará la fortuna, niña. Ya vas a ver que sí.
Feliz comienzo de año!!

Besos

Yareli dijo...

Suena a que fue un buen año. El que viene debemos vernos más seguido. Yp te quiero mucho mucho.

Confío en que el 2010 será un año intenso en más de un sentido, además me postulo para ser la inspectora oficial de you know :D.

Muchos abrazos!!!

Mar dijo...

Que el amor me alcance a mí también.

Pero me conformo con tiularme ahora sí.
Jo.

Feliz 2010.

Darina Silverstone dijo...

Fher:

Si, la fortuna siempre me ha perseguido, pero he sido más rápida.

Yare:

Sip, fue bonito... aunque nos vimos poco.

Te doy el puesto solicitado, ya verás.

Mar:

Espero que tu propósito se materialice.

Un abrazo de año nuevo a todos.

D.

Juan dijo...

Felicidades por los puntos 7 y 8!!!

aah, sobre las entevistas de trabajo siempre quise escribir una muuuuuuy extensa entrada, pero el tiempo me ganó,y gracias a Dios conseguí trabajo, jeje,pero sí, son toda una experiencia,jejeje

Darina Silverstone dijo...

Juan:

Me encantaría leer una entrada tuya sobre las entrevistas de trabajo, porque me encanta tu buen humor: ácido y certero.

D.