Darina con alas

Cicatriz

24 enero, 2010
Ayer, mientras me arreglaba para salir, me quedé pensando en esa cicatriz que me quedó encima del labio... pensaba si cubrirla...

Luego pensé que no.

Que debería de quedarse donde está. Porque esa cicatriz me la hizo la perra de mi tía, la Canela, cuando la rescaté de ser atropellada.

Y cada que la miro recuerdo varias cosas de mí.

Que puedo ser fuerte, cuando se requiere.

Que puedo pensar friamente, si es necesario.

Que tengo prioridades y pongo a mi familia y las personas que quiero antes que nada.

Que llegar tarde al trabajo, enfrentar el tráfico o hasta lidiar con el dolor, son cosas que puedo hacer, si se requiere.

Y todo eso está en mi cara. Y puede verse en una cicatriz. Y quien puede ver más allá de ella está invitado a quedarse en mi vida.

D.

5 comentarios:

Onminayas dijo...

Muy Bello...

Nos has guiado bien hasta tu final.

Besos, Darina.

Mar dijo...

Toda persona que rescate a un perro atropellado o evite que lo sea; merece mi admiración.

Así como tu cicatriz merece ser mostrada sin pudor al mundo.

Pequeña Saltamontes dijo...

Coincido con Mar.

Y creo que, como dices, quien pueda ver más alla de tu cicatriz bien merece estar a tu lado.

Juan dijo...

una herida de batalla

una muestra de que has vivido y por lo menos una vez en la vida fuiste heroína

Darina Silverstone dijo...

Onminayas:

Muchas gracias

Mar:

Así lo hago, aunque en realidad no se nota tanto.

Pequeña Saltamontes:

Que mal que son poquitos. Jo.

Juan:

Sehh....

Bueno, no me gusta como suena heroína. El comportamiento heróico suena mejor.

D.