Darina con alas

Perdida

13 mayo, 2010
Terminé la primera parte de "Los detectives salvajes".

Me dejó un raro sabor de boca.

A últimas fechas me parece que todo se interrelaciona con mi crisis pre cumpleañera. Tomás me advirtió que da una a los 27, no quisiera saber como será la de los 30.

Otra vez me encuentro preguntandome si he hecho bien las cosas. Si he tomado las decisiones correctas. Si estoy donde pensaba que estaría hace 10 años.

La verdad no lo recuerdo.

Cuando tenía 10 años me escribí una carta "para abrir a los 30". Claro, no aguanté la curiosidad y la abrí a los 25, me decía que sin importar en que estuviera trabajando estaba orgullosa de la persona que era... porque me sentía confiada de que habría decidido.

A veces pienso en todas las veces que me decían "disfruta tu infancia", "disfruta la universidad", "disfruta".

Me pregunto si he sido suficientemente feliz. Me pregunto si he aprovechado o dejado pasar demasiadas cosas...

A veces escribo y me desespero. Pienso que hay tanta vida allá afuera, desparramandose por las calles, esparciendose sobre todas las cosas, hay tantos temas por abordar, tanta conciencia por despertar, tantas causas...

Y yo me sumerjo en preocupaciones por lo simple, por lo inmediato, por lo venial, por lo ridículo.

Hoy he pasado platicando de frases de Sabina. Tuve un sueño extraño, quizá provocado por tantos gatos raros y rinocerontes azules.

Quisiera escribir un cadáver exquisito.

Sentarme a tomar un café con leche y escribir de chicles de menta. A veces creo que esa época ya se me fue y ni siquiera me di cuenta cuando.

Me siento perdida y azul.

D.

5 comentarios:

KAZVEL dijo...

No podria comentar sobre tu crisis, es dificil olvidarse de las personales para tratar de opinar sobre las ajenas.
Lo que si puedo decirte, es que si tu escribes de chicles de menta o haces la reseña de los resultados del ultimo mundial de patinaje o te lanzas en la despiadada tarea de hacer una biografia del Peje donde luzca vivaz, inteligente y la esperanza de Mexico, sea cual fuera el genero, sea cual fuera la tematica, sea cual fuera el tamaño del escrito, sin duda alguna te leeria porque en tus letras uno encuentra pistas para superar las crisis personales.
Tan solo por tu forma de escribir nos abres los ojos hacia esa vida que se derrama y que tú estas consiente y la disfrutas en tu capacidad, eres ese ser tuerto que es rey en un mundo de ciegos.
Celebro tus palabras, me aferro a ellas como a un salvavidas, continua escribiendo, haz uso de ese don y esa maldicion que te han dado en la escritura.
Buen dia.

Alejandra M. Fimbres dijo...

Los días azules son necesarios y hablar de las frases de Sabina es imprescindible.

Si quieres, porque tengo entendido que es preferible ser al menos dos, podemos hacer un cadáver exquisito juntas. Podríamos empezar con algo como "la negra tarde..."

Well, let me know!

Pequeña Saltamontes dijo...

Chale.

Me he preguntado lo mismo y sentido así montón de veces.

Creo que el sentimiento pasa cuando asumes la realidad de tu vida, cuando aceptas que estás haciendo esto y no aquello.

Cuando descubres a lo que te dedicas :P

Ánimo, tener 30 no es tan malo, jeje.

médico del alma dijo...

Es bueno que estés perdida... De otra manera cómo sabrías que necesitas encontrarte?

Un abrazo

Darina Silverstone dijo...

Kazvel:

Hace mucho que no escribo de chicles de menta...

Gracias por tus halagadoras palabras, por aquí sigo, escribiendo de los mundiales de patinaje y lo que se cruce enfrente.

Alejandra:

¡Gracias por la propuesta! He visto cadáveres en Twitter. ¿Quizá por ese medio?

Pequeña:

Recuerdo tus entradas cuando cumpliste 30... La verdad me hizo bien leer el valor con el que encaras cada día. Un abrazo.

Médico del Alma:

La precisa medicina, es a veces la palabra correcta, doctor. Mil gracias.

D.