Darina con alas

Los abrazos rotos

10 junio, 2010
Después de ver a René ex Bridget haciendo una actuación tan sosa, uno pensaría que es un exceso echarse una pelí de Almodovar...

Pero así fue.

El domingo puse "Los abrazos rotos", una película de cineastas, que como todo el mundo sabe, está locos...

El protagonista un guionista y director de cine, es un hombre llamado Mateo, que usa el seudónimo de Harry.

Cuando Harry conoce a la protagonista de la historia, que es personalizada por Penélope Cruz, se enamora perdidamente de ella...

Sin embargo, ella es amante de un hombre muy rico, que está obsesionado con la posibilidad de perderla, así que, cuando la novel actriz le dice que tiene que pasar más tiempo con el director "con la finalidad de terminar la película", el hombre rico decide poner a su hijo a seguirlos y grabarlos, so pretexto de que el muchacho hará un documental de la filmación.

Algo interesante de la película son los flashbacks y flashforwards de la cinta, pues la historia comienza cuando el guionista se encuentra en una etapa posterior de su vida, rememorando como llegó Penélope a complicarlo todo...

"Los abrazos rotos" es una película muy a la Almodovar, que, sin las pretenciones o la profundidad de "Hable con ella", por ejemplo, plantea la posibilidad de encontrar el perdón, el poder sanador de decir la verdad y la posibilidad de terminar las cosas...

Las películas hay que terminarlas, aunque sea a oscuras.

Esta película salió hace como un año. Estoy por pensar que no es trivial que apenas tenga ocasión de verla...

La vida nos da sorpresas, sorpresas nos da la vida.

Le concedo cuatro estrellitas, porque, tal como digo, creo que no es de las piezas más importantes de Almodovar.






Nota no relacionada: Justo un par de días después de la remodelación, sacan estas bonitas herramientas de diseño para el blog... pero lo dicho, la imagen se quedará un rato así.

D.

1 comentarios:

j maria castanho dijo...

Terceiro Cálice

A Deus Arina escutou meus pedidos mais íntimos e profundos
E o delta de fogo me verte nas veias teu silêncio incandescente
Sagra-me aedo dos rituais do amplexo entre o Sol e os mundos
Entre a história e a ficção, entre o imaginado e o ainda existente
Já se esculpe a muralha do futuro em seus devires vagabundos,

Qual gesto de lírio entre as caiadas frias arcadas dos claustros
Eclode o senso da pétala azul e lilás a ocultar-se na coluna plena
Se fecha como biombo ou luminescente leque de vivos astros
A esconder tão-só a luz da luz que há da razão na manhã serena.

Ninguém saberá nunca até onde alcançará o licor nosso segredo
Até onde, a que reino chegará esta soletração arisca da regra alva
Nem, muito menos, que significa isso de dizer o amor sem medo
A crepitar polposa flor-de-cera como em verde veludo da malva.