Darina con alas

Los detectives salvajes:el largo y sinuoso camino

25 julio, 2010
Terminé de leer "Los detectives salvajes" con un regusto raro en la boca.

Para ser sincera no sé si me encantó: es cierto, tiene pasajes memorables y creo que hay muchos personajes entrañables...

Pero de allí a que en la contraportada lo comparen con Rayuela...

Pues no.

El personaje de Arturo Belano, el chileno, es entrañable, desde las diferentes ópticas de las que es retratado. Lo vemos montar a caballo y retar a duelo a un critico literario. Lo vemos convaleciendo en una cama de hospital y lleno de energía...

Ulises Lima, su compañero de aventuras y travesía, resulta un poco más enigmático, quizá un poco reflejando el talante a veces taciturno y a veces explosivo que proyectan algunos mexicanos en el extranjero (¿será?).

Por otra parte, ¿cómo no sentirse un poco identificado con algunos de los personajes de Bolaño? Cada uno, con sus filias, fobias y eternas búsquedas, encontrando en el camino a los detectives salvajes, compartiendo con ellos grandes y pequeñas partes de sus biografías, recortando el mosaico de colores en el que se mueve la historia.

En particular "Los detectives salvajes" cuenta muchas de las búsquedas de alguien que quiere dedicar su vida a la poesía, a la literatura en general, pero sobre todo a la poesía...

La pregunta siempre latente, al menos para mí, es ¿se puede vivir en la poesía, de la poesía, con la poesía, para la poesía, poéticamente? ¿Es la propia vida una declaración poética, desde la trinchera individual? ¿Hay un ser poético en sólo existir, donde quiera que te encuentres?

Los escenarios de la historia son dúctiles e igual los protagonistas se mueven de Africa a Europa, de Europa a América, recorren distancias en barcos y automóviles, viajan en avión y toman autobuses.

¿Mantenerse en movimiento es seguir escribiendo? ¿Escribir es una forma de viajar? ¿Vivir es una forma de crear? ¿Crear es una forma de respirar?

Para mi, Los detectives salvajes no es un libro para encontrar respuestas, ni siquiera una historia, más bien es un libro para plantearse preguntas, casi filosófico... Para asomar la nariz y preguntarse...

¿Qué hay detrás de la ventana?

D.

5 comentarios:

Indigente Iletrado dijo...

No saltaré sobre tu cuello rabioso mientras grito que Bolaño es lo mejor que ha pasado en la literatura mexicana en los últimos 20 años.

No por que no lo crea así. Sino que es domingo y hoy todos debemos querernos como hermanos.

'Los detectives salvajes' es el libro que habría deseado leer en mi adolescencia. Siempre lo será.

Yareli dijo...

Yo sí lo leí cerca de mi adolescencia, ñaca ñaca.


Told ya!

Darina Silverstone dijo...

Indigente:

Mi cuello no es rabioso.

Creo que la lectura que hubieras hecho en tu adolescencia sería limitada... sobre todo porque no tenías todas las lecturas que tienes ahora.

¿Cual es el mejor momento para leer un libro?

Buen tema para otra entrada del blog...

Lo cierto es que todo libro es una obra abierta y como tal, yo conté mi travesía con el libro de Bolaño.

¿Habría sido distinta mi opinión si lo hubiera leído antes o después en mi vida? Posiblemente.

Yareli:

Gracias por la recomendación, sabes que sin tu insistencia no lo hubiera leído.

D.

Juan José Mérida dijo...

Hola, quizá me salga un poco del tema pero no me gusta leer las síntesis de contraportada. Podría enumerarte n pre-juicios pero creo que mejor me los ahorro y te recomiendo leer los prólogos que, para mí, son más ilustativos. Aunque aguas, me ha pasado que en las librerías me regañan por quitarles el plastiquito a los libros.

Ya entrados en recomendaciones qué tal El Astillero de Juan Carlos Onetti. Lo mejor que he leído este año.

Saludos y perdón por mi extenso comentario.

Darina Silverstone dijo...

Estimado Juan José:

Si, realmente los prólogos son mucho más útiles.

Por desgracia, no todos los libros suelen traer.

A veces la contraportada es un mínimo resumen del prólogo, por razones de diseño editorial.

Mi edición de "Los detectives" no traía prólogo...

Aunque con tantas recomendaciones previas, me imagino que pude tomarlas a manera de prólogo.

No te apures, aqui no censuramos el tamaño de los comentarios y se te agradece la recomendación: me encanta Onetti, hace poco leí varios cuentos de él, en un libro delicioso.

Buscaré el que me sugieres, un abrazo.

D.