Echar raíces

28 enero, 2011
Estoy conmocionada por esas noticias... mis amigos freelance han decidido sentar cabeza (con una empresa en esta ocasión).

Quien sabe, quizá de eso a sentar cabeza sea algo de la edad y generacionalmente nos acercamos al momento en que Freelancear ya no es la onda.

Obligaciones familiares, sociales, fiscales y de todo tipo parecen llevar a toda una generación de "jóvenes emprendedores" a entrar al redil...

Quizá es la forma de ir, poco a poco, cediendo terreno en nuestras ideas de que cambiaríamos al mundo; a lo mejor es algo menos drástico y se trata sólo de echar raíces para crecer más alto...

Como sea, yo aún me siento una piedra pequeña y ligera, como diría León Felipe:

Así es mi vida,
piedra,
como tú; como tú,
piedra pequeña;
como tú,
piedra ligera;
como tú,
canto que ruedas
por las calzadas
y por las veredas;
como tú,
guijarro humilde de las carreteras como tú,
que en días de tormenta
te hundes
en el cieno de la tierra
y luego
centellas
bajo los cascos
y bajo las ruedas;
como tú, que no has servido
para ser ni piedra de una Lonja,
ni piedra de una Audiencia,
ni piedra de un Palacio,
ni piedra de una Iglesia;
como tú,
piedra aventurera;
como tú,
que, tal vez, estás hecha
sólo para una honda,
piedra pequeña
y
ligera ...

D.

2 comentarios:

Vian dijo...

Se me había olvidado León Felipe... que bueno acordarme...
gracias (aunque descubro que alguien se llevó mi libro)

Darina Silverstone dijo...

Vian:

Es muy triste descubrir que nos han robado un libro, pero es más triste pensar que nunca nadie más que nosotros lo leerá.

Yo digo.

D.