Atarte para siempre

02 marzo, 2011
Cuando veía simulaciones de bondage con suaves listones de colores o con sogas elegantes pensaba en la dulce sumisión que vendría acompañada de ese sentimiento de estar a tu merced.

Luego, cuando tu mano cubrió mi boca y ahogó mis gritos hasta dejarme inconsciente, el  juego dejó de ser divertido y se convirtió en una tortura.

Mis brazos nunca han sido tan débiles como aquel día, en que con una palanca dejaste mis muñecas a tu arbitrio y te apoderaste del control de la situación.

Quería morderte los labios en ese beso que me robaste, rápido y malvado, mientras me dirigías una mirada entre irónica y victoriosa, como si yo siempre hubiera dudado de tu capacidad de atarme para siempre a tu cama.

¿Qué puedo decir del silencio profundo que se apoderó de nosotros, denso, profundo, cómo un velo?

Debía ser que ya no había nada más que decirnos y la madrugada me encontró atada de pies y manos al olvido, a la madrugada, al adiós-para-siempre.

D.

0 comentarios: