Darina con alas

Libros y Mentiras

23 abril, 2012
La semana pasada fui a un evento, en un gran hotel con elevador. Mientras lo esperaba, un hombre de edad mediana me preguntó: ¿Y acaso aquí no hay escaleras?

- Seguro sólo las de incendio. Pero deberían poner más, para los que somos deportistas - dije en tono de broma. Estaba contenta, había sido un buen evento. Y aunque "the smart talk" no es lo mío, a veces está bien practicarlo.
- ¡Ah! ¿Usted también es deportista?

Nunca he sido deportista. Ni en mis más lejanos sueños. De hecho considero la actividad física como "mal necesario", pero andaba de ese ánimo que...

-¡Sí! Claro, me encanta salir a correr
-Ah! Genial, yo también corro, de hecho me estoy preparando para un maratón de 10 kilómetros. Empecé con 3, luego 5 y desde hace un par de maratones estoy corriendo 10 kilómetros. Ya he participado en 7 de ellos.
- ¿Y dónde corre? - Calculé rápidamente el piso en el que estábamos, sería un trayecto corto, si él seguía hablando yo no tendría que inventar más...
- Pues me gusta ir a un deportivo que queda cerca de mi casa, a ver como me va en el siguiente maratón, ¿no quiere los datos? Quizá le gustaría participar.
- Por el momento no, pero muchas gracias...-Ya estábamos en el Lobby-Mucha suerte en su maratón! Bonito día...

Mentirle a un extraño, de esas pequeños gustos sin consecuencias, de esas pequeñas concesiones que nos da la vida. Mentir e imaginarse en otra piel, viviendo una historia distinta.

A veces creo que los libros alimentan mi afición por las mentiras; a pesar de que en casa había muchos libros, muchos de ellos eran teóricos, o de texto. Yo en cambio siempre tuve simpatía por la ficción, por esos libros que contaban cosas cotidianas, de gente cotidiana, cuya vida de pronto se tornaba extraordinaria.

En los libros vivimos otras vidas, probándonos trajes sin mentir... O sumergidos en mentiras sin nombre, que nadie más vivirá, sólo nosotros.

Feliz día del libro. No se engañen. Lean.

D.


0 comentarios: