Darina con alas

Los beneficios del olvido

08 mayo, 2013
Sería fantástico poder olvidar y recordar a voluntad. Que ese cajón tuviera realmente una llave que nos permitiera encerrar aquello que nos duele, nos entristece o nos vuelve locos.

En eso pensaba cuando terminé de ver Oblivion, la nueva película de Tom Cruise, en que el olvido forma parte esencial de la trama...

Y es que lo que somos en realidad es sobre todo un entramado de recuerdos.

Somos un montón de memorias e historias.

Alguna vez, cuando fui a ver Eterno Resplandor de una mente sin recuerdos, le dije al chico que me acompañó (era una primera cita) ¿y si ya nos conocíamos y lo hemos olvidado?

Nuestros romances, nuestras familias, nuestros odios, todos están cimentados sólo en recuerdos: frágiles y perturbadoramente modificables.

En realidad los hemos construído a la medida, pues la realidad suele apartarse de lo que recordamos.

Venga a nosotros el olvido, si no a voluntad, al menos piadoso, en cuanto sea posible y necesario.

D.

1 comentarios:

Espaciolandesa dijo...

¿Quién no ha querido olvidar algo o a alguien?

Alguna vez pensé que ojalá fuera cierto lo de "Eterno resplandor...", en donde curiosamente todo tiende a volver a como estaba.

Quizá es que simplemente no podemos evitar el proceso natural de olvido.