Darina con alas

Mi encuentro con el Performance

09 agosto, 2013
¿Escribir con hielo?

¿Quemar en un balde todas las palabras que suelen describir al arte?

¿Caminar por la colonia Roma en jueves por la noche?

Cosas de no todos los días. Cosas que te despiertan y te ensordecen un minuto, cuando descubres que el mundo de allá afuera tiene muchas formas de vivirlo. Muchas formas de mirarlo y al quitarte la venda tardas un rato en asimilar que las otras visiones son así por algo...

Eso descubrí ayer, que fui al Festival Internacional del performance, en la Unviersidad de la Comunicación, una escuela en el corazón de la colonia Roma.

Para mí fue todo un hallazgo la construcción que alberga a la universidad, así como los estudiantes, cuya individualidad parece expresarse al máximo en su ropa y comportamiento. Me recordó un poco mis visitas a la ENAP.

Primero acudimos a la conferencia del día, dónde Eliú Almonte nos platicó de su experiencia en su país natal, República Dominicana, con la creación de la Plataforma de Performance, que busca hacer trabajos de crítica social en un entorno político difícil.

No pude ver a Eliú en acción, porque sus presentaciones eran miércoles y viernes. En cambio disfruté cuatro performance que me conmovieron (unos más que otros, eso sí... pero es normal, según entiendo).

El primer número fue el de Lorena Méndez Barrios, quien nos contó de su experiencia llevando el performance a reclusorios de nuestro país, así como su labor transformadora: "las personas que trabajaban con nosotros

fue una experiencia especialmente interesante para mí, porque participé como escucha de los secretos de Lorena, quien vendaba a participantes de la audiencia y les hacía confesiones de su vida personal. Otros tuvieron la ocasión de contestar preguntas y el performance nos permitió conocer más a la audiencia del foro.

Posteriormente vimos a Jessica Hirts, que hizo una fogata con las palabras que sirven para definir el arte, ante un público que salió de su letargo con la violenta acción de lanzarle pintura y luego prender en llamas las definiciones.

Sophie Dupont, de Dinamarca, hizo un estilizado Performance usando su respiración como una huella purificadora en un espiral imaginario, que trazó caminando lentamente, como en forma de ritual, consagrando siete puntos del espiral con pequeñas laminillas de cobre, que servían como referencia de la línea imaginaria que luego trazó con sal.

Finalmente, ya bajo el amparo de la noche, Ruth Vigueras Bravo despedazó un trozo de hielo y luego invitó a la audiencia a escribir con los fragmentos despedazados... de regreso a casa me la encontré en el transporte público: no parecía la misma persona capaz de golpear un enorme trozo de hielo por cerca de 20 minutos.

Aunque inicialmente no me entusiasmó mucho la idea de acudir al Festival, una vez allí me conmovió mucho escuchar los testimonios de los artistas, especialmente a Eliú y a Lorena, quienes platicaron un poco más de cerca como el ser artistas del performance les había cambiado la vida.

Ya muy tarde para enviarlos a ver este encuentro, pero con la firme convicción de que, si un día les toca ver un performance abran ojos, oído, mente y corazón. Quizá cambie algo inesperado en ustedes.

D.

P. D. Me encontré el vídeo de invitación al evento. Por si ocupan.



0 comentarios: