Darina con alas

La ladrona de libros

23 enero, 2014
Acudí despreocupadamente a ver La ladrona de libros. La verdad sabía poco de la obra y hasta los créditos descubrí que se trataba de una película basada en un libro. El narrador de la historia es la muerte.

Al saber que la narradora es la muerte deberíamos temer por la protagonista, Liesel Meminge; sin embargo a la pobre le ocurren muchas otras cosas peores que morir.

Dice la muerte que cuando ella llegue, uno no debería intentar resistirse. "No parece ayudar".

Creo que, aunque la historia se precipita hacia un final horrible y dramático, la película alcanza momentos muy bellos, entre todo el horror que se representa en el contexto de la segunda guerra mundial.

El contexto de la quema de libros, la persecusión de los judíos, el reclutamiento de los soldados, la pobreza de la gente en el país en guerra y las trágicas muertes de civiles inocentes, está acompañada por una reflexión sobre el poder curativo de las palabras, la importancia de contar y la necesidad de aprender y escribir lo que uno aprende.

Liesel Meminge roba libros en una época en la que la gente del pueblo pasa hambre, porque en momentos en que parece abandonarla toda esperanza requiere seguir creyendo en historias; necesita la esperanza que da el que haya una página siguiente en la cual todo podría solucionarse.

"Escribe" es el consejo que le da Max, su amigo judío que tiene que esconderse para evitar los campos de concentración.

"Aprende" es el consejo que le da su padre adoptivo, al recibirla en una casa temporal a la que la envían después de que su madre es acusada de ser comunista.

No me gustó el final de La ladrona de libros y salí a la calle aún con la mirada vidriosa porque no era una alegre película de Disney con final feliz; pero si de algo les sirve les diré que es una película muy emotiva. Le doy tres estrellitas y le agrego una caja de pañuelos deshechables.

Por si acaso.

D.

0 comentarios: