Darina con alas

Nuevo enfoque

09 febrero, 2016
Desde aquí todo se ve mucho más claro.

Me he sentado a pensar a la luz de la luna.

El campo se abre frente a mí, despejado.

Estoy estrenando lentes, también.

Después de cerca de 8 años de usar el mismo modelo he sucumbido a la tentación de usar los lentes de pasta que tanto repudiaba de niña.

El viento frío me pega en la cara e intento ver con claridad el contenido del último mes, esa montaña rusa de emociones en la que me subí porque ¡qué aburrido que esté todo bien!

Resulta que lo único que no estaba bien era yo.

Pero acá ando, tratando de analizar las veredas que me han traído hasta aquí.

(No pienses, pensar da cáncer, me repite Pedro, desde el exilio)




El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Pronto podré cantar yo también. Lo puedo ver, ya cerca.

D.

1 comentarios:

Espaciolandesa dijo...

Siempre que estrenaba lentes me pasaba que veía todo más claro y nítido. Y luego comparaba y mis lentes viejos ya tenían rayones, ya estaban manchados... pero el cerebro, maravilloso, corrige la visión para que no veas ni rayas ni manchas.

Como a ti, no me llamaban mucho los lentes de pasta, pero ahora me tientan. No sé, aún tengo tiempo para pensar.

Enhorabuena por el nuevo enfoque n_n