Darina con alas

Eso no estaba en mis planes...

05 julio, 2007
El día de hoy iba a poner (y de hecho puse) una entrada sobre cosas cotidianas, bla, bla, sobre películas porno y alguna de esas entradas de microhondas que pongo cuando no se me ocurre que tema poner...

Pero luego pasaron una serie de cosas:

a) El señor Ladahir puso un comentario que me hizo reflexionar sobre la naturaleza prosaica de mi entrada y reconsideré las posibles interpretaciones de la misma.

b) Me acordé que en la mañana había pensando en otro tema mejor...

c) Vi una película llamada "Muy parecido al amor" que no voy a reseñar pero me hizo pensar en otras cosas...

Además esta es la entrada número 100 (Si! Cien! Como corre el tiempo cuando uno se divierte) de "El Templo del morbo", así que necesitaba algo mejor...

Je. El caso es...

Que esta entrada es sobre la cara de fascinación que tenía mi hermana esta mañana mientras veía "Escribo para Rolling Stone", el Reality de MTV sobre los jovenes que trabajan en esta conocida publicación. Me quedé un ratito a mirarla con ella, pero decidí salirme de la casa porque me estaba empezando a deprimir el hecho de que a mi hermana(y creo que a toda mi familia) le desepciona enormemente el hecho de que yo siga esperando...

Y la verdad francamente ya no entiendo que espero. Antes creía que cuando llegara a cierta etapa de mi vida ya tendría el control de ella... como si estuviera postergando la felicidad, las decisiones, la busqueda de lo que quiero para el día de mañana.

Pero como dicen "todos los plazos se cumplen" y después de todo no creo encontrarme una botella de champagne enfriandose para festejar una "línea de llegada". Ahora creo que esa meta ni siquiera existe. Es una meta mental que uno se tiene que poner... y ¡Ups! Creo que la mía ya salío volando con el viento de "la-realidad" cuando me tragué mis pastillitas de Ubicatex.

Después de los planes que he hecho no sólo no se han cumplido, sino que han terminado en historias enredadas que no tengo ánimo de contar.

Por ejemplo esta mañana percibí en el ambiente corrompido del metro un aroma familiar, idéntico al de la chamarra de cuero de cierta persona que fue importante en mi vida...

Por la tarde, mientras veía la película me dije: Mayra, deberías callarte... O lo echarás todo a perder. (Como siempre)

Siempre resulta así, esto no estaba en mis planes. Casi nunca resultan las cosas que planeo. Y eso que según yo lo hago a detalle. Las cosas salen mejor o peor...

Pero nunca como estaban en mis planes.

De mis relaciones personales (todas deliciosamente caóticas) no estoy ni tan arrepentida, ni encantada... pero tampoco las he planeado. Creo que eso se nota por la gran cantidad de raspones en las rodillas de los que me he recuperado en menor o mayor grado...

Creo que ya va siendo tiempo que rompa las hojas con mis planes o definitivamente busque otra forma de planear... porque me canso de tener borradores de cosas que no salen... como mi vida.

D.

3 comentarios:

Juan Carlos dijo...

mientras parar parar parar no esté en tus planes, todo va bien

Darina Silverstone dijo...

Je...

Cierto, Juan...

Ya sabes que para, parar, parar...

Eso es para bacanes que dejan el tiempo pasar...

¡Oye! Ya puse las rolas de Coti en mi teléfono.

Gracias siempre por tus recomendaciones.

D.

Juan Carlos dijo...

que gusto oir eso!!

y ahi seguira gatos y palomas esperandote...¿por cuanto? solo tu sabes